Tengo una crisis económica, ¿qué puedo hacer?

Compartí en tus redes!

Cuando atravesamos una crisis económica, deberíamos detenernos a pensar: “¿Qué crisis parecida económica tuve en mi pasado? ¿Qué hice para superarla?”. Tal vez fue anclarse en la pareja o en la familia, armar nuevos proyectos, apoyarse en los amigos, etc. Pensar en ello nos permite explorar la posibilidad de aplicar alguno o varios de esos recursos en el presente.

Todos, lo deseemos o no, en algún momento atravesaremos alguna crisis. Por lo general, aquellas que tienen que ver con el sustento nos producen miedo y sufrimiento. Muchos preguntan: “¿Por qué a mí?”. Esta actitud nos coloca en el lugar de la víctima, por duro que sea lo que nos pasa, y hace que nos percibamos como personas indefensas frente a las dificultades. Necesitamos cambiar nuestra percepción de nosotros mismos y empezar a vernos como en verdad somos: seres humanos con más fortaleza que todo lo negativo que enfrentamos para poder superarlo.

Todos conservamos medallas de guerra, victorias que hemos ganado en el pasado. Es decir, una “caja de recursos” que utilizamos antes y nos pueden servir para la crisis actual. Mirar hacia atrás nos permite cobrar fuerzas para ir hacia adelante y vernos fuertes, al punto de expresar: “A pesar de esta adversidad, de esta carencia, me voy a levantar y voy a seguir avanzando”.

De este modo, tomamos autoridad sobre la crisis y no dejamos que esta nos destruya. Como resultado, el problema deja de tener poder sobre nosotros a nivel emocional.

¿Por qué las crisis económicas nos causan tanto miedo? Debido al ingrediente de la incertidumbre. Es decir, no saber qué es lo que va a ocurrir. Esta es una reacción normal, pero deberíamos aprovecharla a nuestro favor. ¿Cómo? Cambiando nuestra perspectiva de la vida. La sensación de que nuestro mundo se derrumba en la crisis, una vez enfrentada y aceptada, nos debería transformar en personas fuertes, profundas, sólidas.

Todos podemos convertirnos en seres humanos más fuertes que cualquier crisis.

Lo maravilloso es que, cuando descubrimos nuestro potencial ilimitado en medio de una crisis, podemos ayudar a aquel cuyo mundo emocional se derribó y está sufriendo por lo sucedido en su vida. Lo ayudamos guiándolo a ver que puede ser restaurado, que puede ponerse de pie, que largo camino le resta por recorrer y que lo mejor está por venir.

¿Por qué a veces nos quebramos emocionalmente en una crisis? Porque guardamos expectativas en nuestro interior.

Esperamos que las cosas sean de una manera, pero resultan de otra muy diferente. Entonces, nos desesperanzamos, nos aislamos y algunos, incluso, pierden las ganas de vivir. Lo cierto es que siempre esperamos algo porque todos contamos con una dosis de fe por pequeña que sea. La fe es el combustible que nos ayuda a no “tirar la toalla”, a seguir adelante a pesar de todo, en especial, al enfrentar una crisis. Creo que hoy el más grande desafío de la humanidad es el de continuar caminando manteniendo la fe, aun cuando seamos golpeados y sintamos que ya no soportamos tanto dolor.

Acerca de Bernardo Stamateas

Nacido en el barrio porteño de Floresta y de ascendencia griega, Bernardo Stamateas tiene habilidad para el ajedrez, el clarinete y el saxofón. Luego de cursar la secundaria en los colegios Larroque y Mariano Moreno, estudió Licenciatura en Psicología en la Universidad Kennedy. Es Sexólogo Clínico. Hace dos años que es Doctor en Psicología, recibido en la Universidad del Salvador, Buenos Aires.
Es Pastor de la Iglesia Bautista Ministerio Presencia de Dios, en el barrio de Caballito, Ciudad de Buenos Aires. Destacado escritor y conferencista a nivel nacional e internacional, recorrió seis veces el territorio argentino gracias a sus conferencias. Sus libros hoy son leídos por todos los sectores de la sociedad. Varias de sus obras se convirtieron rápidamente en best sellers del mercado argentino. Visitó todo el territorio argentino brindando asesoramiento y capacitación, como cientos de charlas abiertas al público en general en las ciudades más importantes de nuestro país. Su nombre es referencia obligada a la hora de hablar de liderazgo y superación personal.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *