Estoy agotado

COMPARTIR

En los tiempos que vivimos, es moneda corriente escuchar a la gente expresar: “¡No puedo más! ¡Estoy agotado, agotada!”.

Cuando uno se siente de este modo, tiene la sensación de que, en cualquier momento, va a estallar. Y, por lo general, la persona está altamente presionada por sus obligaciones diarias. Lo cierto es que este estado, cuando se prolonga en el tiempo, produce un desgaste emocional que no nos permite avanzar y, mucho menos, disfrutar aun en épocas de dificultad. Nos pone un freno y nos deja congelados. ¿Qué hacer para evitar llegar a esto? Fundamentalmente adoptar una actitud positiva que nos recuerde a cada instante que “podemos”, que “somos capaces”, pase lo que pase afuera.

Cuando tomamos la decisión consciente de enfrentar la vida con esta actitud, podemos encontrarnos delante de cualquier desafío y, aunque estemos cansados, cansadas, como nos ocurre justo en este momento, quebramos en nuestro interior conceptos viejos que nos mantenían atados y dejamos de quejarnos para comenzar a preguntarnos: “¿Cómo puedo hacerlo?”.

Esta es la actitud que deberíamos tener siempre en la vida, pero en especial en momentos de gran presión y crisis externa. Es la mentalidad de alguien que está decidido a crecer, avanzar y cumplir sus sueños a pesar de los obstáculos que se le presenten. Con esta forma de pensar ya no existen los “no puedo”, “es muy difícil”, “no tengo”, “no hay”, etc., etc. Ahora surge el siguiente interrogante: “¿Cómo lo voy a hacer?”. La pregunta está dirigida a uno mismo porque, aun cuando lo ignoramos, en nuestro ser interior se hallan todos los recursos necesarios para enfrentar las diversas circunstancias que se nos presentan a lo largo de los años. No se trata de una frase a repetir de memoria, sino más bien de un convencimiento profundo y genuino de todas las herramientas que hemos incorporado a nuestra vida.



Hoy más que nunca, procuremos siempre encontrar la forma de hacer las cosas. Por supuesto, respetando las normas y cuidándonos, y cuidando a los demás; pero construyendo desde la voluntad una ventana allí donde parece que no hay salida. Y, sobre todo, procuremos cuidarnos para no “acumular” emociones negativas que nos lastiman.

Una persona maltratadora, ya sea que se maltrate a sí misma o a otros, es una acumuladora de “broncas”, de emociones no expresadas, de rencores por lo que los demás le hicieron (o ella cree que le hicieron). Y, casi siempre, no se da cuenta de ello. Aquel que expresa: “Yo jamás me enojo” es alguien que, cuando alguna vez lo hace estalla, ya que el acumular nos desgasta.

Todos nos enojamos, y muchas veces, pero lo reprimimos y vamos guardando lo que sentimos, en la mayoría de los casos, sin hacerlo consciente ni compartirlo con nadie. Por esa razón, es el cuerpo el que nos viene a decir que estamos acumulando emociones tóxicas, a través de algún malestar físico. Por eso, no acumules, no te desgastes, hablá de lo que te pasa y permitite sentir y ponerlo en palabras. ¡No hay nada más sanador que eso!

Acerca de Bernardo Stamateas

Nacido en el barrio porteño de Floresta y de ascendencia griega, Bernardo Stamateas tiene habilidad para el ajedrez, el clarinete y el saxofón. Luego de cursar la secundaria en los colegios Larroque y Mariano Moreno, estudió Licenciatura en Psicología en la Universidad Kennedy. Es Sexólogo Clínico. Hace dos años que es Doctor en Psicología, recibido en la Universidad del Salvador, Buenos Aires.
Es Pastor de la Iglesia Bautista Ministerio Presencia de Dios, en el barrio de Caballito, Ciudad de Buenos Aires. Destacado escritor y conferencista a nivel nacional e internacional, recorrió seis veces el territorio argentino gracias a sus conferencias. Sus libros hoy son leídos por todos los sectores de la sociedad. Varias de sus obras se convirtieron rápidamente en best sellers del mercado argentino. Visitó todo el territorio argentino brindando asesoramiento y capacitación, como cientos de charlas abiertas al público en general en las ciudades más importantes de nuestro país. Su nombre es referencia obligada a la hora de hablar de liderazgo y superación personal.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *