Descubrí Villa El Chocón, el valle de los Dinosarios, en Neuquén

Compartí en tus redes!

Toda una aventura para los niños… encontrar un dino suelto en villa El Chocón.

Esta particular y tranquila villa está ubicada al Este de la provincia del Neuquén, en el departamento Confluencia y dentro de la zona turística denominada “Estepa de los Dinosaurios”. Situada a 80 km. de la capital Neuquina, fue construida sobre la margen Oeste del embalse Ezequiel Ramos Mejía, que constituye un oasis formado por un paisaje de mesetas típicas del relieve del desierto patagónico.

NEUQUEN.- El suelo de arenisca rojas de Villa el Chocón y las costas del embalse Ezequiel Ramos Mexía son ricas en fósiles, lo que ha derivado que a la localidad se la conozca como “El valle de los dinosaurios”.

Uno de los hallazgos más importantes de la zona fueron los restos fósiles del carnívoro más grande del mundo el Giganotosaurus carolini, encontrado en 1993 por Rubén Carolini, un aficionado a la paleontología.

Además, se localizan restos de saurios menores, huellas de tres metros de largo, el bosque petrificado, también encontrados por Carolini. Actualmente este patrimonio se halla protegido por científicos e investigadores, que han realizado obras de conservación y reproducción de fósiles, muchos de ellos se encuentran expuestos en el Museo Municipal Paleontológico “Ernesto Bachmann”.

La energía de una villa

La localidad surge a partir de la construcción de la represa hidroeléctrica sobre el río Limay que generó un embalse de una superficie de 816 Km. 2. La planta urbana fue construida por la empresa Hidronor S.A, hace unos veinticinco años aproximadamente, lo que requirió de grandes inversiones en material y tecnología. A partir de la construcción de estas obras se produjeron importantes cambios en la fisonomía regional, y se descubrió en su entorno una zona rica en restos fósiles, árboles petrificados, restos e improntas o huellas de dinosaurios, que constituyen hoy el más importante atractivo. La creación de la villa requirió una cuidada planificación arquitectónica, con una intensa forestación de sus calles y parquización de los lugares públicos, logrando un microclima y paisaje muy agradable para la vida urbana.

La principal actividad económica se concentra en la generación y transporte de energía producida por la central hidroeléctrica con una potencia de 1.200 kw. Desde el año 1994 está concesionada a un consorcio privado chileno- norteamericano que operará durante 30 años.

En el diseño de Villa El Chocón participaron los arquitectos Antonini, Schon y Zemborain, la cual debió ser proyectada en noventa días, en 1968. Se concretó en un centro de actividades cívicas materializado por edificios vinculados por calles y plazas, y una trama urbana peatonal que lo relaciona con las viviendas ubicadas en terrazas con vista al embalse.

Tierra de dinosaurios

En Villa el Chocón y sus alrededores la prehistoria surge en cada rincón de sus tierras, una manifestación de ella lo constituyen las huellas o ignitas de dinosaurios herbívoros y carnívoros que datan de alrededor de unos 97 millones de años encontradas sobre la costa del lago, allí se encuentra un museo de sitio para protegerlas e interpretarlas. El valle de los dinosaurios, constituye un gran atractivo que la naturaleza quiere que usted y su familia conozcan.

Para hacer y conocer

Villa el Chocón y el embalse Ezequiel Ramos Mexía también son escenarios para la práctica de deportes náuticos y ofrecen todas las comodidades para el visitante. Las posibilidades de paseos y atractivos turísticos son variadas. Una de ellas es la represa Hidroeléctrica construida sobre el río Limay. Otros lugares que merecen que usted los conozca son el Cañadón Escondido con 20 km. de largo y una profundidad de 80 mts. Esta constituido por capas o estratos de millones de años, donde se pueden observar fósiles vegetales, huellas de dinosaurios que datan de más de 150 millones de años. Del lago emergen inmensas rocas denominadas “Los Gigantes” quienes atraen por su majestuosidad. Además podrá visitar la Iglesia Nuestra Señora de “El Chocón”.

El Cañadón Escondido de “El Chocón”

Para los amantes del senderismo, pasando Villa El Chocón, exactamente a unos 50 metros antes del puente “El Mangrullo” está la entrada al “Cañadón Escondido”. Un lugar donde la naturaleza habla, la arena huele a humedad y el sol se hace sentir.

Su recorrido es de un poco más de 3 kilómetros, formados por descargas fluviales que se produjeron en los últimos miles de años. Con casi 80 metros de profundidad es el marco ideal para que los aventureros pasen un día diferente sin tener que ir muy lejos de la ciudad. Hay que estar en buen estado físico y dispuesto a ensuciarse la ropa ya que en varios puntos hay que tirarse al piso para extremar las medidas de seguridad y descender casi sentados por grandes formaciones rocosas.

El cañadón se caracteriza por imponentes paredes con restos fósiles compactados junto con el suelo dispersos en diferentes puntos. Piedras de colores, arcilla y arena. Para los amantes de la fotografía es el escenario perfecto si buscan retratar la historia del paso de la naturaleza en nuestra región. Las misteriosas cuevas en las paredes y las huellas de dinosaurios invertidas son fascinantes y merecen el respeto de cada visitante. No hace falta colocar un cartel que diga “prohibido tocar” el paisaje solo impone respeto. El panorama comienza a cambiar a medida que nos acercamos al lago, el piso de arena cambia por una tupida alfombra verde y las paredes de piedra ya no son tan altas. Aparecen algunos árboles y el lago refleja las nubes del cielo.

El Mangrullo

El Area Natural Protegida El Mangrullo se creó en el año 1996 con el propósito de proteger y conservar un sector que representa la “Estepa arbustiva del Monte” y dos especies de fauna características de la misma: la mara y el choique, junto a una variedad importante de reptiles que no se encuentran en otras regiones. El área posee 9.240 has. donadas por la empresa Hidronor luego de que se construyera el embalse Ezequiel Ramos Mexía al Estado Provincial, para que se constituyera allí una reserva natural. La “Estepa Arbustiva” se desarrolla sobre el paisaje de bardas de origen terciario modelado por la acción del agua y el viento. La presencia de cañadones y cárcavas es constante en el paisaje, las mismas se originan por el flujo abundante de agua producto de las tormentas de verano.

Cerca de la costa existe una cadena de lagunas que se alimentan del agua del embalse Ramos Mexía denominada “Del cisne” debido a la fuerte presencia de esta especie junto a otras aves acuáticas: debido a ello se conforma el área como A.I.C.A (Área Importante para la Conservación de Aves).

La vegetación típica es más bien arbustiva; jarilla, zampa, matasebo, mata negra, alpataco, molle y yaoyín, entre las principales.

Las especies de aves se concentran en el sector de las lagunas Del cisne donde se observan: biguaes, cauquenes, variedad de patos, cisnes, flamencos, garzas y gallaretas, entre otras.

Valle de los Dinosaurios

Los dinosaurios son sin duda uno de los organismos terrestres más exitosos de todas las épocas. Su reinado permaneció durante 150 millones de años, hasta su desaparición misteriosa, de gran parte de ellos, hace 65 millones de años (fin de la era mesozoica y del período cretácico).

Algunos de los hallazgos más espectaculares del mundo, provienen del área de Villa El Chocón. Los estudios en la localidad comenzaron en el año 1987, cuando el paleontólogo Jorge O. Calvo y el geólogo Cesar Gazzera del Museo de Ciencias Naturales de la Universidad Nacional del Comahue realizaron un importante estudio incnológico (de huellas) en la región.

Este mismo investigador, Calvo, fue el responsable de exhumar y estudiar dos importantes dinosaurios: el Rebbachisaurus Tessonei (que debe su nombre al señor Lito Tessone) y el Andesaurus Delgadoi, primitivo dinosaurio de unos 15 metros de largo (que debe su nombre al señor Alejandro Delgado), ambos durante el año 1988. Del Rebbachisaurus podemos destacar su perfecto estado de conservación y la cantidad de piezas rescatadas que alcanzaron el 95 % del esqueleto. También su parentesco con el Rebbachisaurus Garasbae, hallado en Marruecos (norte de África), que demuestra la deriva de continentes.

Los dinosaurios cuyas huellas fueron preservadas en las rocas de los alrededores del embalse Ezequiel Ramos Mexía, vivieron hace unos 105 millones de años. En aquellos remotos tiempos el área Chocón – Picún Leufú, fue una zona relativamente llana en la cual había lagunas de baja profundidad, pero de gran extensión, unidas quizás por ríos de corrientes lentas. El clima cálido y húmedo con estaciones secas, probablemente subtropical, daba al paisaje un aspecto muy diferente al desértico que presenta actualmente. En sus orillas vivían una variada y numerosa fauna de dinosaurios, tortugas, cocodrilos y sapos, que podrían haber sido habitantes permanentes de la zona. Al respecto cabe mencionar otros hallazgos no menos importantes, no en tamaño pero sí en importancia científica, como las tortugas el género Chelidae, quelonios de agua dulce y no más de 20 cm. de largo.

Huellas de Dinosaurios

El llamado Museo de sitio se encuentra sobre la costa del Lago Exequiel Ramos Mexía a 5 km de Villa El Chocón. Estas están protegidas por un cerco de alambre con unas pasarelas obligatorias, por las cuales debe pasar el turista y poder divisar las huellas desde arriba.

Las Huellas (IGNITAS), se disponen en un material duro que antiguamente fue barro donde los animales pisaban dejando una rebaba alrededor. Las huellas datan del Cretácico Medio, hace unos 97 millones de años, algunas como las del Saurópodo, miden 55 cm. de diámetro.

Se han encontrado huellas de: ORNITÓPODOS de la familia de los IGUANODON y de SAUROPODOS herbívoros cuadrúpedos Chelidae, quelonios de agua dulce y no más de 20 cm. de largo.

Museo Municipal Ernesto Bachmann

En Villa El Chocón, se encuentra el Museo Municipal Ernesto Bachmann, localizado en el centro de la localidad, muestra el material paleontológico y arqueológico rescatado en la zona.

El principal hallazgo lo constituyen los restos del Giganotosaurus carolinii, su denominación significa “lagarto gigante del sur”, que fue descubierto en 1993 y es hasta el momento considerado el dinosaurio carnívoro más grande de todos los tiempos, aún superior al Tyrannosaurus rex. Fuente: www.neuquentur.gob.ar