Carignano pidió “un control serio por parte de las jurisdicciones”

Compartí en tus redes!

La titular de la Dirección Nacional de Migraciones (DNM), Florencia Carignano, volvió a apelar a “la responsabilidad individual y un control serio por parte de las jurisdicciones” para el ingreso al país de pasajeros y pasajeras desde el exterior.

BUENOS AIRES.- La funcionaria nacional destacó además el funcionamiento de los controles que el Gobierno nacional realiza en el aeropuerto de Ezeiza, que permitieron detectar nuevas variantes de SARS-CoV-2, tal como fue informado por el Ministerio de Salud el pasado 10 de mayo, en relación al caso de dos menores de edad que ingresaron al país el 24 de abril.

“Nosotros tenemos un tablero online que informa a las jurisdicciones sobre las personas que ingresaron al país y que deben hacer cuarentena. Hay jurisdicciones que hace meses que no lo controlan y hay otras que directamente ni siquiera nos han pedido la clave para poder ingresar a controlar. Más allá de todos los controles que hace el Estado nacional, si no hay una responsabilidad individual de la cuarentena, y obviamente un control por parte de las jurisdicciones, que en algunos lugares son muy laxos, es dificultoso mantener el nivel de seguridad sanitaria que demanda la situación”, señaló la titular del organismo que depende del Ministerio del Interior, a cargo de Wado de Pedro.

En ese sentido, recordó que los vuelos desde y hacia Gran Bretaña, Irlanda del Norte, Brasil, Chile y México continúan suspendidos, y reiteró la recomendación para los nacionales y residentes extranjeros para diferir sus viajes al exterior, con excepción de trabajadores esenciales.

Carignano recordó, además, que las fronteras terrestres se encuentran cerradas, pero que “los argentinos pueden salir y entrar por corredores seguros definidos por el Ministerio de Salud, que son el aeropuerto de Ezeiza y el de San Fernando para vuelos privados”. En ese marco, subrayó que quienes llegan del exterior deben cumplir una cuarentena obligatoria de siete días, y al séptimo día deben realizarse un test PCR.

“El control básico de la cuarentena evita que si alguien viene con una nueva cepa se disperse por todos lados. Se queda en su casa siete días aislado y lo único que no tiene que hacer es salir: esto es clave porque alguien puede ser asintomático y no saberlo, y contagia a todo el mundo. Entonces, el control fáctico es la cuarentena y es lo más importante”, remarcó Carignano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *