Volcanes de Pocho, una opción atrapante que deslumbra en Córdoba

Compartí en tus redes!

Un desconocido rincón de Córdoba, donde se mezclan los conos de antiquísimos volcanes con la escenografía de palmeras que parecen sacadas de algún lugar exótico, a pesar de ser completamente nativas de la provincia.

CORDOBA.- Los volcanes se encuentran en el Área Noroeste de Córdoba, cerca de las localidades de Taninga y Salsacate, cabecera departamental de Pocho. La propuesta invita a descubrir los principales volcanes: el Ciénaga, de 1.300 metros de altura, da la bienvenida con su forma cónica; el cerro Poca, de 1600 metros, oculto entre los denominados cerros Azules; y el Yerba Buena, que con sus 1.760 metros sobre el nivel del mar es el punto más alto de las Sierras de Pocho.

El paisaje es el presente de un pasado y este rincón desconocido de Córdoba lo demuestra. Situados en el área noroeste de la provincia, cerca de las localidades de Taninga y Salsacate, cerquita de Mina Clavero.

Villa de Pocho invita a concretar el merecido descanso en medio de las bellas panorámicas de altura junto a la familia o los amigos.

Se trata de cinco volcanes extintos ubicados en las sierras de Pocho que exponen diferentes tonalidades debido a su conformación rocosa; los mismos están rodeados de las palmeras de Caranday, las mismas generan sombras con el suelo virgen creando una escenografía que parece sacada de algún lugar exótico, a pesar de ser completamente nativas de la provincia.

Las Sierras de Pocho y sus volcanes son una maravilla de la naturaleza, que vale la pena visitar. Por eso, a su alrededor se erigieron muchas reservas naturales para conservar el medio ambiente. Investigadores de todas las áreas se acercan a estudiar este fenómeno geológico ocurrido en el noroeste de la provincia de Córdoba. Sin duda, lo llamativo, es la presencia de volcanes tan lejos de la Cordillera de los Andes.

Villa de Pocho se privilegia en exhibir numerosas panorámicas que rodean a la comunidad. Formaciones naturales que se han convertido en interesantes itinerarios, anhelados de recorrer por los visitantes de este lugar. Las Capillas Nuestra Señora del Rosario y de Las Palmas, los volcanes, la Reserva Natural Chancaní, los Túneles de Taninga, la Quebrada de Mermela y las pictografías de la Charquita son sitios dignos de descubrir en el noreste de Córdoba.

Además de la belleza natural y los paisajes, se pueden realizar diferentes tipos de travesías. Con una duración de tres días, una opción es el ascenso por las sierras, noches de campamento en la base de los volcanes y trekking para descubrir sitios históricos y vestigios arqueológicos, como aleros y morteros comechingones  -antiguos habitantes que marcaron la idiosincrasia  del pueblo pochan-.

Lo que hace que este destino llame la atención es que combina características muy diversas. Desde palmares alrededor, hasta bosques nativos. Túneles artificiales, quebradas naturales y más. Todos estos componentes acogen fauna autóctona y especies de aves que musicalizan la visita.

Una pequeña capilla que comenzó a construirse hace alrededor de 300 años es testigo de la tranquilidad que reina en estos parajes y anuncia que el poblado de Las Palmas está cerca.

¿Domos o volcanes?

Los últimos estudios hechos por investigadores de la Universidad Nacional de Córdoba determinaron que toda la región supo ser una gran caldera volcánica, es decir, que aunque se los conoce como volcanes en realidad son domos. Para sobrevolarlos, existe una actividad con más adrenalina, el parakite. La actividad comienza en la comuna de Taninga y finaliza en Chancaní.

Un sin fin de alternativas harán de su estadía en Villa de Pocho una experiencia única e inolvidable.

Esta región es famosa por sus sabores gastronómicos y por la elaboración de artesanías con hojas de palma. El plato típico es el exquisito cabrito a la parrilla, que ofrecen todos los paradores de la zona. Otra de las especialidades del lugar son los fiambres, mermeladas y dulces caseros que producen los vecinos.

Capilla Nuestra Señora de la Palmas

En el Departamento de Pocho, la localidad de Las Palmas hace honor a la extraña vegetación que habita esta región serrana. Uno de sus atractivos indiscutibles es la antigua capilla, cuya construcción data del 1700 y aún conserva los muros de adobe que formaran parte de la construcción original. En su exterior se destaca el campanario, que fue reconstruido y en el interior sus decorados en madera junto a las imágenes de antaño.

Esta sencilla capilla es una de las más antiguas de Córdoba y data del 1700. Conserva sus muros originales de adobe, con campanario reconstruido.
Túneles de Taninga

Cuando la Ruta Provincial Nº 28 comienza a exponer su abrupto declive, que permitirá observar los espectaculares llanos riojanos, una obra vial que data de 1930 se acerca. Se trata de los cinco túneles que posibilitaron la comunicación de la Provincia de Córdoba y La Rioja.

Desde estas pintorescas construcciones, el paisaje que se observa es un derroche de belleza: la Cascada del Velo de la Novia sorprende con sus 12 saltos y el murmullo del agua a lo largo de sus 180 metros de caída. Este espectáculo natural, que se puede completar con el sobrevuelo de los cóndores, forma parte de la hermosa Quebrada de la Mermela: atravesada por el río del mismo nombre, regala a los viajeros postales increíbles.

Son cinco los túneles que conforman una verdadera joya arquitectónica en el extremo oeste provincial que comunica Córdoba y La Rioja.

Paisajes versátiles que exponen palmares, cerros, saltos de agua y de repente el más extenso llano riojano, son una inevitable tentación que hará regresar a los visitantes de este rincón cordobés.

¿Cuál es la propuesta del destino?

Las variantes que presenta el relieve del noroeste de la provincia de Córdoba ofrecen la posibilidad de practicar distintas actividades al aire libre. Las propuestas consisten principalmente en descubrir los senderos que se esbozan entre las sierras y en conocer los terrenos llanos que esta zona conjuga.

Las cabalgatas y caminatas por los tranquilos recorridos que marca la naturaleza representan algunas de las acciones que requieren un mínimo esfuerzo. Un grado mayor de energía demanda la realización de trekking y aún más adrenalina le anexan las excursiones que proponen el ascenso de las sierras, las travesías 4×4 y el mountain bike por los tortuosos trayectos de altura.

El plato típico es el exquisito cabrito a la parrilla, que ofrecen todos los paradores de la zona. Otra de las especialidades del lugar son los fiambres, mermeladas y dulces caseros que producen los vecinos.

Al paisaje se incorpora la Laguna de Pocho, cuyas aguas saladas poseen propiedades curativas. La reserva acuática tiene una extensión aproximada de 25 hectáreas y se rodea de extrañas panorámicas, postales que no son recurrentes en esta región. Los visitantes de la Villa podrán aprovechar las sesiones de fangoterapia, saludables y beneficiosos instantes donde disfrutar de las bondades naturales del estanque.

La vegetación y las especies animales pueden observarse en el avistaje de flora y fauna que se concreta en el paseo por los bosques serranos. También la captura de las sorprendentes imágenes que regala este ambiente es una entretenida tarea posible de realizar a través de los safaris fotográficos.

Un sin fin de alternativas harán de su estadía en Villa de Pocho una experiencia única e inolvidable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *