Tarjeta Alimentar llega a 3559 beneficiarios

COMPARTIR

En toda la Patagonia representó una inversión de 3038 millones de pesos, de acuerdo a un informe que fue elaborado por el Ministerio de Desarrollo Social.

Ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo.

USHUAIA.- Desde su creación como primera política del Plan Argentina contra el Hambre, Tierra del Fuego cuenta con 3559 beneficiarios de la Tarjeta Alimentar, lo que llevó a volcar una inversión total de 160 millones de pesos, de acuerdo a lo que señala un informe elaborado por el Ministerio de Desarrollo Social conducido por Daniel Arroyo.

Con su puesta en marcha, como primera política del Plan Argentina contra el Hambre, la Tarjeta Alimentar representó para la región Sur (Patagonia), una inversión total de 3038 millones de pesos

La provincia de Río Negro recibió 983 millones de pesos en materia de inversión social a través de la Tarjeta Alimentar, en tanto que Neuquén recibió 804.000.000 (17.676 titulares). Por su parte, 618 millones de pesos (13.239 titulares) fueron destinados a la provincia de Chubut, mientras que Santa Cruz recibió 473 millones de pesos (7.909 titulares).

La Tarjeta Alimentar llegó en 2020 a más de 1.500.000 familias en todo el país. Desde el 17 de diciembre de 2019, se acreditaron 1.567.752 tarjetas, que alcanzan a un total de 2.040.318 destinatarios (niños y niñas de 0 a 6 años, embarazadas y personas con discapacidad que perciben la Asignación Universal por Hijo), representando una inversión mensual de 7.069 millones 548 mil pesos.

Además, en mayo se otorgó un refuerzo extraordinario para titulares de la Tarjeta Alimentar de 4.000 pesos para aquellas familias con un hijo o hija, y de 6.000 pesos para quienes tengan dos o más hijos, con el objetivo de garantizar el acceso a la alimentación de los sectores más vulnerables en el marco de la emergencia ocasionada por el Covid-19. Asimismo, se realizará un refuerzo similar en diciembre (un pago doble).

El Plan Argentina contra el Hambre comprende un conjunto de políticas públicas y estrategias integrales y transversales, con un diseño e implementación interdisciplinario, que garantiza el abordaje articulado entre los diferentes sectores, jurisdicciones y niveles de los Estados nacionales, provinciales y municipales, junto a actores de la sociedad civil.

El compromiso del Gobierno Nacional es solucionar el problema de aquellos que tienen más necesidades, y en ese sentido los destinatarios de las tarjetas son personas, familias y comunidades en situación de vulnerabilidad social que padecen inseguridad alimentaria.