Signos de recuperación de la economía

COMPARTIR

La economía argentina ingresó en la segunda mitad del 2020 con signos de recuperación mayores a los esperados.

Informe oficial del Centro de Estudios para la Producción, dependiente del Ministerio de Desarrollo Productivo.

BUENOS AIRES (NA).- La economía empezó a mostrar signos de recuperación con mejoras en la actividad industrial y el consumo, aunque los efectos de la crisis causada por el COVID-19 son “dispares”, informó ayer el Gobierno.
De acuerdo con el informe oficial del Centro de Estudios para la Producción (CEP), que depende del Ministerio de Desarrollo Productivo, la industria pasó de caer 26,2% interanual en mayo a 6,6% en junio.
Las ventas del programa “Ahora 12” mostraron un crecimiento en julio respecto de junio del 8,7% a precios corrientes, y del 5,6% a valores constantes, según el informe oficial.
El CEP señaló que “si bien en la mayoría de los países se ha observado un rebote tras el piso de abril, en el caso de Argentina la magnitud de la recuperación industrial de junio llama la atención”.
“En países como Estados Unidos, Japón, Alemania, España, Italia, Francia y Brasil la producción manufacturera repuntó en junio, aunque mantienen caídas interanuales a dos dígitos”, agrega el informe.
El Gobierno atribuye a diversas causas la recuperación económica y menciona entre ellas la recomposición de stocks tras el parate de abril y parte de mayo, por la emergencia sanitaria.
Señaló también que “se está observando una importante demanda en bienes durables ligados al hogar, producto de que las personas pasan más tiempo dentro de sus casas”.
Agrega que las ventas con “Ahora 12” de muebles, colchones, materiales de construcción o línea blanca estaban ya desde mayo en niveles superiores a los de la prepandemia, tendencias que se mantuvieron en junio y julio.
Explica el informe que “estos repuntes en las ventas de bienes durables se explican también porque su precio medido al dólar oficial se contrajo sensiblemente, incentivando la demanda de quienes disponen de ahorros en divisas”.
El Gobierno argumentó como otras de las causas de la recuperación económica al aporte del agro porque sus “buenas perspectivas, a pesar de que la última campaña no llegó a superar el récord del año anterior, está traccionando a sus proveedores”, como la fabricación de maquinaria y la industria metalúrgica.
El informe oficial augura una nueva mejora de la actividad industrial, por el impacto de la reactivación de la producción automotriz, impulsada por la recuperación brasileña y la demanda local.
Señala también que el consumo de energía en la industria “en las últimas dos semanas habría vuelto a los niveles prepandemia e incluso con una expansión del 2,5% interanual”.