Más voces contra la salmonicultura en el Beagle

Compartí en tus redes!

Hace unas semanas una mortandad masiva de salmones en el fiordo Comau en la Región de Los Lagos, en Chile, alertó a la comunidad y especialmente a agrupaciones ambientalistas. A partir de ese momento la peligrosidad de las consecuencias de estos hechos, para ecosistemas cercanos como el que aloja el canal Beagle en la isla de Tierra del Fuego, volvió a discutirse. 

USHUAIA.- “Esto puso nuevamente en evidencia la negligencia de la industria salmonera. Cerca de 6.000 toneladas de salmones murieron producto de una floración de microalgas. Muy poco se ha mencionado sobre los impactos ecosistémicos de este suceso. Las autoridades y la industria han apuntado únicamente al cambio climático como responsable y han descartado otros factores como la contaminación que generan las propias salmoneras”, señaló Luisina Vueso.

La especialista mencionó, entre esos factores, los desperdicios del alimento balanceado no consumido y las heces de los salmones que se depositan en el fondo: “Esto propicia la proliferación de este tipo de microalgas. Se trata de un círculo vicioso donde la biomasa en descomposición potencia más florecimientos de algas nocivas. Y este no es un ejemplo aislado. Frecuentemente, las salmoneras protagonizan desastres ambientales tales como escapes de salmones, contaminación del mar o eventos de mortalidades masivas de salmones”, remarcó.

En este caso, son más de 40 organizaciones las que denunciaron la situación y exigieron al gobierno chileno una moratoria inmediata de la expansión salmonera. Además de pedir específicamente un impacto real contra la aprobación de nuevas concesiones y la ampliación de proyectos ya existentes.

“En Argentina, la problemática que enfrenta Chile es muy conocida. A pesar del gran rechazo de los ciudadanos, los científicos, organizaciones locales y ambientalistas, existe desde hace unos años interés en desarrollar la salmonicultura en el canal Beagle” sostuvo Florencia Ortúzar.

La especialista legal recordó que en 2018 Argentina firmó un convenio con Noruega para el desarrollo de la salmonicultura en Tierra de Fuego. Eso derivó en la realización, junto al gobierno provincial, de un estudio de factibilidad para la instalación de la industria: “Desde ese momento hemos denunciado el enorme impacto ambiental que la salmonicultura podría tener en el canal, sobre todo si tomamos en consideración los vastos antecedentes en Chile”, indicó la abogada.

En 2019 se dieron a conocer los sitios que habían sido analizados para el desarrollo de esta industria: “No podemos esperar un resultado diferente si esta industria se instala en el canal Beagle. La salmonicultura amenazará ecosistemas claves y un paisaje que es orgullo y sustento de la comunidad fueguina. Se requiere de manera urgente de una ley que prohíba la salmonicultura en la provincia de Tierra del Fuego. Aún estamos a tiempo de proteger este sitio que cuenta con una biodiversidad única en la Argentina”, coincidieron ambas profesionales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *