Macri gobernará un país con la mitad de las gobernaciones en manos del kirchnerismo

COMPARTIR

BUENOS AIRES (NA).- El presidente electo, Mauricio Macri, tendrá que gobernar un país en el que la mitad de las provincias estarán bajo mandatos kirchneristas y sólo tendrá cinco gobernadores alineados a su espacio desde su asunción.

La necesidad de entablar una buena relación desde el 10 de diciembre será vital para la gobernabilidad de Macri, ya que de los 24 gobernadores un total de 12 llegaron a sus respectivas casas de Gobierno de la mano del Frente para la Victoria.

Se trata de los mandatarios provinciales de Catamarca, Lucía Corpacci; de Chaco, Domingo Peppo; de Entre Ríos, Gustavo Bordet; de Formosa, Gildo Insfrán; de La Rioja, Sergio Casas; de Misiones, Hugo Passalacqua; de Salta, Juan Manuel Urtubey; de San Juan, Sergio Uñac; de Santa Cruz, Alicia Kirchner; de Santiago del Estero, Claudia Ledesma Abdala; de Tierra del Fuego, Rosana Bertone; y de Tucumán: Juan Manzur.

Asimismo, el líder del PRO ya sabe que no tendrá, en principio, inconvenientes con los gobernadores radicales de Corrientes, Ricardo Colombi; de Mendoza, Alfredo Cornejo; y de Jujuy, Gerardo Morales.

A la vez, el Presidente electo tendrá que convivir con cuatro mandatarios peronistas que estaban distanciados del armado oficialista del PJ: el cordobés Juan Schiaretti; el puntano Alberto Rodríguez Saá; el pampeano Carlos Verna; y el chubutense Mario Das Neves.

En el caso de Córdoba, un distrito que se inclinó masivamente por la candidatura de Macri tanto en las generales como en el balotaje, el vínculo entre ambos estados trae consigo el histórico reclamo de la Provincia respecto de una deuda que la Casa Rosada mantiene por la Caja de Jubilaciones y que se encuentra en el ámbito de la Corte Suprema de Justicia.

A pesar de que el gobernador entre 2015 y 2019 será Schiaretti, el vínculo entre Córdoba y la Casa Rosada estará en buena parte en manos del mandatario saliente, José Manuel De la Sota, pudo saber NA.

En tanto, en Río Negro seguirá cuatro años más Alberto Weretilneck al frente de la Gobernación, quien consiguió la reelección en junio pasado con su sello Juntos Somos Río Negro luego de una ruptura con el Frente para la Victoria.

Otro mandatario provincial que ganó en las urnas de la mano un sello local fue el neuquino Omar Gutiérrez, quien logró estirar la supremacía del Movimiento Popular Neuquino (MPN) que gobierna ese distrito desde 1962 con excepción en los interrupciones militares.

Finalmente, el socialismo también continuará gobernando cuatro años más en Santa Fe de la mano de Miguel Lifschitz, luego de los mandatos de Hermes Binner (2007-2011) y Antonio Bonfatti (2011-2015).