Historia del glamping

Compartí en tus redes!

El nombre pegadizo puede ser relativamente nuevo, pero el concepto de glamping (también conocido como camping de lujo) ha existido durante cientos de años. La tradición se hizo más común a principios del siglo XX, cuando se puso de moda para los ricos de América y Europa que viajaban de safari a África.

Estos ricos viajeros no querían renunciar a todas las comodidades de su hogar. Así que los campamentos de safaris comenzaron a ofrecer opciones de lujo como camas, baños en suite, terrazas privadas y cocina gourmet servida sobre finos manteles de encaje, todas ellas inspiradas en las palaciegas tiendas de los príncipes medievales, en los campamentos de guerra o los ostentosos refugios desmontables de los sultanes nómadas otomanos.

Hoy en día, el glamping ofrece una gran variedad de opciones para adaptarse a los gustos y presupuestos de cualquier viajero. Para aquellos que aman el aire libre, pero prefieren no renunciar a todas las comodidades del hogar, es una alternativa increíble.

El “camping con glamour”, como en otros sitios de montaña, en la Patagonia austral las estructuras de domos geodésicos son las que mejor se adaptan al clima y permiten integrar el paisaje con buena vista del entorno.

Comodidades como cama matrimonial, calefacción a leña, baño con ducha y un buen desayuno, se ofrecen en el mismo sitio donde sólo podrías imaginarte ubicar tu tienda o carpa de montaña, con un impacto mínimo al medio ambiente. Debido a su aislamiento, es probable que no cuentes con servicios como conexión a internet o señal de telefonía celular.

Domos de la Estancia, Tolhuin

En el corazón de la isla de Tierra del Fuego, en una de las principales zonas ganaderas todavía activa y rodeado de un ambiente rural de calma, se levanta Domos de la Estancia, un complejo turístico familiar que brinda durante el verano servicios de glamping, comidas caseras y excursiones.

Los domos se encuentran en un ambiente rural típico de la Patagonia fueguina, con vista a las montañas y a un hermoso valle dentro de la estancia Tepí, a 30 km de la ciudad de Tolhuin.

La variedad de excursiones por sendas y caminos solitarios que llevan al océano Atlántico, a estancias fueguinas o a la Reserva Provincial “Corazón de la Isla” también lo convierte en un lugar especial. Andar por la costa y encontrarse con un naufragio, caminar por el bosque hasta sorprenderse con el mar para ver una colonia de lobos marinos o conocer acerca de la historia ganadera paseando por una antigua estancia, son algunas de las experiencias que este lugar invita a vivir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *