“Es una experiencia de autoconocimiento”

Compartí en tus redes!

Melisa Agüero es nadadora de aguas frías desde hace más de cinco años. Todas las veces que la marea y la luz del día coinciden, Melisa, junto con las personas que integran NAF Río Grande, se meten a las heladas aguas fueguinas a nadar.

RIO GRANDE.- Recientemente, el grupo tuvo difusión debido a la actividad realizada en el Canal  Beagle, para recibir el invierno. Una actividad solidaria, grupal, que persigue la comunión con la naturaleza más que la competencia.

“Es un encuentro con uno mismo, es un nado grupal, así que es encontrarse con amigos. Es compañerismo y solidaridad en contacto con la naturaleza”, indicó Melisa Agüero, integrante de Nadadores del Fin del Mundo y a su vez parte de NAF Argentina.

Recibir el invierno en el agua. El evento que se realizó en Ushuaia, en las aguas del Canal Beagle.

El nado en aguas frías, es una actividad que se hizo popular en los últimos años, pero realmente es más que ancestral. El único requisito es tener el deseo, y adaptar el cuerpo poco a poco a las temperaturas cercanas a los 0º C que tienen las aguas fueguinas.

Esa adaptación, indicó Melisa, depende del  organismo de cada persona: “Eso es algo muy individual, de cada uno. Lo que nosotros recomendamos y hemos hecho todos es empezar de a poco. Algunos el primer día pueden estar tres minutos en el agua, otros cinco o diez. Pero siempre tiene que ser progresivo, nunca llegar al límite o sentir que no podés más. Por eso es encontrarse con uno mismo, vos tenés que aprender a conocer tu cuerpo, entender qué te está diciendo”.

“El nado de aguas frías no es solamente meterte al agua y nadar, la actividad se termina recién cuando vos te recuperás -agregó la nadadora-. Esa recuperación que hay que hacer te lleva el mismo tiempo, y un poquito más, de lo que vos estás en el agua”. 

NAF en Tierra del Fuego

Como grupo, los Nadadores de Aguas Frías, se organizaron hace dos años, acá en Río Grande. A nivel nacional, hace más de cinco años: “Yo, la actividad la realizo desde unos cinco años. Sin saber que había una organización que la practicaba. El NAF Argentina, hace seis años que practica la actividad, y en la provincia hay personas que practican el nado en aguas frías desde hace más de veinte años, que inició con Walter Ruano, en la ciudad de Ushuaia”, dijo Agüero.

Cualquier persona que desee, puede practicar el nado en aguas frías. En el grupo de Río Grande, el más joven de los nadadores tiene solo 9 años, y empezó nadando junto con sus padres.

“Tenemos gente de todas las edades. Simplemente hay que tener ganas de hacerlo. Siempre con mucho cuidado. Nosotros priorizamos la seguridad, siempre nos metemos al agua de manera grupal, siempre hay una persona afuera que  te conoce, que sabe qué tipo de brazada estás dando, o si hacés un movimiento que no corresponde. Te conoce y sabe que no estás bien, que tenés que salir del agua. Nos cuidamos muchísimo entre nosotros. Y es lo que tiene de diferente la natación de aguas frías, a diferencia de la tradicional que es un deporte individual, solitario, esta actividad es grupal. Siempre estamos mirando al otro, cómo está”, remarcó.

Quienes deseen contactar al grupo de Nadadores del Fin del Mundo, pueden hacerlo con ese nombre a través de Instagram, o en la página oficial del NAF Argentina, que tiene los datos de las agrupaciones de todo el país, de Chile y de Uruguay.

Un evento invernal

Nadadores del Fin del Mundo, tuvo también su festejo por la llegada del invierno. En el marco de los eventos de la noche más larga, un grupo de nadadores de Río Grande y Ushuaia, se metieron a las aguas del Canal Beagle, a recibir el invierno.

“Esta actividad se realizó a la noche. Eran las 23:50, éramos trece nadadores que recibimos el invierno en el agua. Fue una actividad realmente majestuosa. Todo organizado desde la seguridad, la iluminación, de forma espectacular. El grupo NAF Río Grande, fuimos juntos a recibir y darle la bienvenida al invierno, a nuestra manera”, dijo Melisa Agüero, integrante de NAF Río Grande.

En la provincia, son cerca de treinta las personas agrupadas en NAF, y a nivel nacional, llegan a mil quinientas personas, en Uruguay son más de ciento cincuenta, y en Chile unas sesenta. En otras partes la actividad se llama nadadores de invierno, porque realmente las temperaturas ideales para practicarla están acá. Este año, están desesperados, porque debido a la pandemia no pudieron venir, pero podemos decir que somos la envidia de todo el país”, admitió Agüero.

Además de recibir el invierno nadando, nadadores de todo el país, se suman al evento que se realiza en Almanza, cada año para cerrar la temporada NAF. “En Río Grande, tenemos un evento local, que es para la semana del 2 de abril, la travesía por Malvinas. El 7 de marzo, hicimos también una travesía de aproximadamente 13 kilómetros, desde el antiguo puente colgante hasta el monumento de la botera, conmemorando el Día de la Mujer. Y especialmente este año, estamos planeando un evento para los cien años de la ciudad”, adelantó Agüero.

El nado de aguas frías está muy condicionado en la ciudad, debido a que depende de los horarios en que la marea está alta deben estar acompañados de buena luz, por lo que en verano, quienes forman parte de NAF, practican casi a diario: “Como dije, priorizamos siempre la seguridad, así que en invierno, a las 18 horas que hay marea alta, no podemos generalmente nadar, por falta de luz”, finalizó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *