El blanco que cantaba como un negro

COMPARTIR

La década de 1950 fue prolífica para la incipiente industria discográfica del rock. Jackie Breston, John Lee Hocker, Fats Domino acaparaban la escena con un estilo primigenio enraizado en el rhythm and blues.

El rock era música para bailar, y eso fue lo que atrajo a las masas al éxtasis. Tal era así en enero de 1950 que Sam Phillips, locutor de radio y productor musical estadounidense, fundó el Memphis Recording Service en la Union Avenue de la ciudad homónima, en el corazón del estado de Tennessee.
Su aspiración era encontrar nuevos talentos entre los cientos de músicos que se acercaban a grabar su primer disco de acetato por la módica suma de 3,98 dólares.

El disco de acetato, con capacidad de hasta cuatro canciones por cada lado, podía imprimirse de manera instantánea. Cada copia podía llegar a durar unas 20 reproducciones, duraban muy poco.

Esto no amedrentó a un joven camionero nacido en Tupelo, Mississippi, quien se presentó en las oficinas de la discográfica de Phillips el 18 de julio de 1953 con el objetivo de grabar un acetato de dos canciones, “My Happinnes” y “”That´s When Your Heartaches Begin”.

Elvis Presley – Hound Dog (1956)

Como había gente grabando, la secretaria Marion Keisker debió pedirle que esperara un poco. El joven peinado a la gomina le dijo que no había problema, y se sentó. Marion le preguntó el nombre y el joven respondió “Me llamo Elvis Presley”. Le dijo que era capaz de cantar cualquier tipo de música, y cuando Marion le preguntó a qué artistas se parecía, contestó “no me parezco a ninguno”.

Las dos baladas eran muy corrientes y no llamaron especialmente la atención a Phillips, quien había jurado que si era capaz de encontrar a un blanco que cantara como un negro, le haría ganar un millón de dólares. La secretaria escribió el nombre de Elvis por pedido de su jefe, y agregó al lado “buen cantante de baladas. Retener”. Había quedado impresionada durante la grabación por el simple hecho de que el joven se sabía las canciones de memoria.

Casi un año después, Sam Phillips estaba ansioso por hacer crecer su compañía, Sun Records, reuniendo talentos que compusieran canciones y que las grabaran. Nacía así la industria de los letristas y los músicos de sesión. Un presidiario de la penitenciaría estatal había escrito una canción, y Sam necesitaba alguien que la cantara y le diera forma de hit.

La secretaria le recordó entonces a ese joven que había grabado dos baladas el verano boreal anterior, y el productor lo llamó inmediatamente. Minutos después, un sudoroso Elvis atravesó la puerta hecho un manojo de nervios. La versión grabada no fue del agrado de Phillips, pero animado por la buena predisposición del joven Elvis, lo llevó a conocer a dos músicos veteranos, el guitarrista Scotty More y el bajista Bill Black.

El guitarrista Moore reconocería años más tarde que el estilo de vestir de Elvis le parecía un tanto “salvaje”, y acostumbrado como estaba de tocar con músicos de country rápido, le siguió la corriente y tocaron “I Love You Because” con tempo acelerado. Phillips escuchaba desconcertado en la sala de grabación, y debió pedirles que grabaran nuevamente. Al cuarto intento estuvo satisfecho, sobre todo porque el ritmo acelerado del tema le daba un toque totalmente original y auténtico. Había nacido el rockabilly.

A partir de ahí, la popularidad del Rey del Rock And Roll no pararía de crecer. “That’s All Right, Mama”, una oda a los celos de las madres hacia sus hijos al conocer a sus novias, comenzó a sonar en la radio WHBK de Memphis. Elvis estaba tan nervioso que sintonizó la radio y se fue al cine, avisándole a su madre que en esa estación escucharía su primera canción. La gente llamaba a la radio para pedir la canción una y otra vez. Elvis fue convocado de urgencia a la radio, y el conductor Dewey Phillips quedó asombrado al ver que el muchacho…¡era blanco!. Un blanco que cantaba como un negro.

El nerviosismo de Elvis al tocar en público sería lo que determinara su estilo de showman, al haber tanta gente prefería cerrar sus ojos y bailar al ritmo de la música. El Bon Air Club fue el lugar donde el trío tocó por primera vez el 17 de julio de 1954. Luego tocarían en el Overton Park Shell como teloneros de Slim Whitman, donde Elvis hizo por primera vez su movimiento de piernas y pelvis. Las mujeres del público reaccionaron a los gritos, y entonces se dio inicio a la leyenda.

Alejandro Javier Machado

Periodista riograndense


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *