Diego brilla en lo más alto

COMPARTIR

Diego Armando Maradona, ídolo máximo de la Selección argentina y campeón del mundo 1986, falleció ayer a los 60 años luego de sufrir un paro cardíaco en su casa del barrio San Andrés. La noticia causó conmoción en todo el mundo. El presidente Alberto Fernández y la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner lo lamentaron. Se decretaron tres días de duelo. El velatorio del futbolista se desarrollará a partir de hoy en la Casa Rosada.

El Día que se detuvo el Mundo. Diego Maradona dejó de existir a los 60 años

BUENOS AIRES (NA).- El astro futbolístico Diego Armando Maradona, ídolo máximo de la Selección Argentina y campeón del mundo 1986, falleció ayer a los 60 años luego de sufrir un paro cardíaco en su casa del barrio San Andrés, cercano a Nordelta, en el norte del conurbano bonaerense, lo que provocó conmoción y tristeza mundial.

Maradona estaba con su sobrino Jony y algunos allegados cuando se descompensó antes del mediodía en su casa, lo que provocó que al menos diez ambulancias llegaran  para tratar de reanimarlo, lo que finalmente no se logró.

La familia fue convocada de urgencia, lo que hizo presagiar la peor noticia, y el grave cuadro de una deteriorada salud que varias veces rozó la muerte, no le permitió gambetear esta nueva complicación.

Maradona había sido operado hace tres semanas de un hematoma subdural, luego tratado  por el cuadro de abstinencia que le detectaron luego de la intervención quirúrgica, vinculado al consumo de alcohol.

En la casa donde encontró la muerte, cerca de las 13:00, ya estaba presente Giannina Maradona, una de sus hijas, mientras que con el correr de las horas llegaron sus exesposas Claudia Villafañe y Verónica Ojeda, además de sus hermanas, profundamente desconsoladas.

Mientras tanto, las redes sociales colapsaron de mensajes de despedida, recuerdo de sus proezas, momentos de alegría y tristeza, a todo nivel y desde todas partes del mundo.

El Gobierno decretó de inmediato tres días de duelo nacional en homenaje a la memoria del ídolo y la Conmebol resolvió postergar por una semana el partido que Boca iba a disputar anoche con Internacional de Porto Alegre en Brasil, por los octavos de final de la Copa Libertadores.

La familia, en conjunto con el Gobierno nacional, determinaron que su velorio se desarrollará a partir de este jueves, a cajón cerrado en la Casa Rosada, y se extenderá al menos hasta el viernes, ya que se aguarda una asistencia masiva.

Sus últimos días y horas

El último fin de semana le habían quitado los puntos de sutura en la cabeza por la mencionada operación, donde había tenido el drenaje.

En ese sentido, había recibido el alta definitiva, aunque para su regreso al banco de suplentes de Gimnasia faltaban varios pasos que completar en el marco del desequilibrio alimentario que había sufrido en las últimas semanas, por un cuadro depresivo.

De hecho, la última imagen pública antes de la operación, había sido la del 30 de octubre, día de su cumpleaños y el retorno del fútbol, donde se lo vio desalineado, con problemas para hablar y trasladarse, en la previa de Gimnasia-Patronato por la Copa de la Liga Profesional.

Los roces familiares que se habían generado antes de su cumpleaños y el hecho de haberse tenido que aislar de forma preventiva tras tener contacto estrecho con uno de sus custodios, sospechado de ser caso positivo de coronavirus (algo que finalmente se descartó) se complotaron para ese estado.

Además, siempre recordaba y extrañaba a sus padres fallecidos, Doña Tota y Chitoro (Don Diego), lo que provocaba que se quedara horas encerrado en su habitación y sin comer nada.

El miércoles, Maradona se despertó con normalidad, tomó los medicamentos indicados por el equipo interdisciplinario que lo trataba, desayunó pero pidió recostarse nuevamente porque estaba “cansado”.

Un rato más tarde, cerca del mediodía, llegaron su psiquiatra y su psicólogo, entraron a la habitación y se encontraron con el cuadro de situación más terrible.

Maradona no reaccionaba, llamaron al 911, con el enfermero y un médico vecino iniciaron los trabajos de reanimación durante casi una hora, pero no lograron revertir el cuadro.

Casi una decena de ambulancias entraron a toda velocidad al barrio San Andrés, pero apenas una quedó luego de las 13:00, cuando la noticia ya había retumbado en todo el mundo.

El que fue ícono deportivo de muchas generaciones, peleó con sus adicciones y siempre fue un referente. Argentino típico.

Murió Maradona y muchos, dicen, que murió el fútbol.

Un ícono de Argentina

Diego Armando Maradona, quien murió a los 60 años, vivió una vida ligada al fútbol y con sus logros cautivó no solo a toda la Argentina, sino al mundo todo y consiguió el título Mundial en México 86, fue ícono deportivo de muchas generaciones, peleó con sus adicciones y siempre fue un referente.

Argentino típico. Bandera nacional. Contradictorio y verborrágico para encarar cada situación, no solo en el fútbol, sino en la vida misma.

Necesitó de esos segundos 45 minutos (y dos goles) contra Inglaterra en el Mundial de México 1986, para transformarse en la referencia al momento de presentarse en cualquier parte del mundo: “¿Argentino? Maradona”.

Falleció el mismo día que Fidel Castro, el líder cubano, y a la misma edad que Néstor Kirchner, dos de los referentes políticos con los cuales tuvo estrecha relación.

Maradona nació el 30 de octubre de 1960 en la localidad de Lanús, hijo de Don Diego y Dalma -Doña Tota- y fue parte de los ocho hijos que tuvo el matrimonio que vivió sus primeros años en Villa Fiorito en donde empezó a tener sus dotes de futbolista que maravilló a todos por igual.

En su vida tuvo cinco hijos reconocidos, Dalma, Giannina, Diego Jr, Jana y Diego Fernando, producto de su matrimonio con Claudia Villafañe y sus relaciones con Verónica Ojeda, Cristina Sinagra y Valeria Sabalain.

Debutó a los 15 años en la Primera División de Argentinos Juniors, en la cancha que lleva su nombre en la intersección de las calles Boyacá y Juan Agustín García, en el barrio de La Paternal.

En 1981 pasó a Boca Juniors, y salió campeón del torneo Metropolitano, y luego fue a Barcelona, donde sufrió graves lesiones y una hepatitis que no le permitió dar sus mejores jugadas, aunque así y todo brilló con luz propia.

Su gran carrera explotó en el Nápoli de Italia, con el que consiguió dos títulos de la liga y una de la UEFA, y fue la bandera del sur contra el norte, en esa guerra de ideales e idiosincrasia.

En 1986, la consagración fue el Mundial de México 1986, donde fue la figura excluyente y marcó el mejor gol de todos los tiempos y además un recordado de “La Mano de Dios”.

Su adicción a la cocaína lo llevó a recibir suspensiones por doping tanto en Italia, como en el Mundial de Estados Unidos de 1994, y también en la Argentina.

Lionel Messi: “Nos deja, pero no se va”

El capitán de la Selección Argentina, Lionel Messi, despidió a Diego Maradona, quien falleció a los 60 años y lo dirigió en el Mundial de Sudáfrica 2010 con una relación padre-hijo, y señaló que el astro mundial “nos deja, pero no se va”.

“Un día muy triste para todos los argentinos y para el fútbol.

Nos deja pero no se va, porque el Diego es eterno”, escribió Messi en un mensaje que dejó en su cuenta oficial de Instagram.

El zurdo rosarino del Barcelona de España posteó una foto con Maradona, quien lo dirigió en la Selección Argentina en el Mundial de Sudáfrica 2010.

“Me quedo con todos los momentos lindos vividos con él y quería aprovechar para enviarle el pésame a toda su familia y amigos.

QEPD”, concluyó “La Pulga”.

“Por respeto a Lio, no digo si él es mejor o yo fui mejor, hay que dejarlo tranquilo. Lo quiero mucho y lo disfruto cuando lo veo en la cancha. Es buena persona, pero no tiene mucha personalidad como para ser líder”, dijo, en 2016, Maradona, lo que despertó algunas polémicas por la frase final.

Caniggia: “Estoy devastado, era mi hermano”

El exdelantero de la Selección Nacional Claudio Paul Caniggia manifestó su consternación por la muerte de Diego Armando Maradona, a quien calificó como “su hermano del alma”.

“Estoy devastado por la noticia, era mi hermano del alma…

Espero que sepan entender, no tengo palabras en este momento. Solo quiero decirle a su familia que los acompaño en este dolor”, expresó el excompañero del “Diez” a través de su cuenta de Twitter.

Caniggia compartió con Maradona la Copa Mundial de 1990 que los convirtió en subcampeones tras una derrota contra Alemania en la final que el “Pájaro” no pudo jugar por la amonestación que recibió en la semifinal con Italia.

No obstante, Caniggia formó una dupla letal con el “Diez”, como lo mostraron en los octavos de final contra Brasil: Maradona arrancó en la mitad de cancha, dejó dos rivales en el camino y, con caño incluido, le pasó la pelota a “Cani” para que anotara el gol que llevó a la Selección a cuartos de final.