De polinias y glaciares…

Compartí en tus redes!

Una polinia (en inglés, «polynya») es un espacio abierto de agua rodeado de hielo marino. En la actualidad se utiliza como término geográfico para describir las zonas de mar localizadas en las regiones del Ártico o de la Antártida que permanecen sin helar durante gran parte del año.

El término deriva de una palabra rusa (polynye), que designa un agujero en el hielo, y que fue adoptado en el siglo XIX por los exploradores polares para describir las porciones de mar navegables libres de hielo.

Las polinias se forman fundamentalmente de dos maneras:

Por un proceso termodinámico, que se produce cuando la temperatura de la superficie del agua nunca llega al punto e congelación. Esto puede deberse a la surgencia en una región de agua caliente, lo que reduce la producción de hielo y que puede incluso detenerla por completo. Este tipo de polinia se llama polinia de calor sensible (en inglés, «Sensible Heat Polynya»).

Por un proceso catabático, por la acción del viento catabático o las corrientes oceánicas, que actúan para llevar el hielo fuera de la frontera fija de hielo permanente. Este segundo tipo de polinia (se llama a veces polinia de calor latente) se forma inicialmente cuando la capa de hielo de primer año a la deriva es impulsada lejos de la costa, lo que deja un espacio de aguas abiertas en la formación del hielo nuevo. Este hielo nuevo es entonces también arrastrado por el viento hacia la barrera de hielo del primer año; cuando llega a la barrera, el hielo nuevo se consolida dentro de la barrera de hielo del primer año. La polinia de calor latente es la región de aguas abiertas comprendida entre la costa y la bolsa de hielo a la deriva del primer año.

Las polinias de calor latente son regiones de alta producción de hielo y, por tanto, son lugares de alta densidad de producción de agua dulce en ambas regiones polares. La elevada tasa de producción de hielo en estas polinias deja una gran cantidad de salmuera de rechazo en las aguas superficiales. Esta agua salada se hunde y luego se mezcla, con la posibilidad de formar nuevas masas de agua.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *