U-2: por qué siendo el mejor avión espía del mundo 65 años después de su creación

COMPARTIR

Los satélites y los drones estaban destinados a reemplazarlo pero, transcurridos 65 años desde que empezó a volar, el avión espía Lockheed U-2 sigue siendo insuperable en sus funciones, volando misiones en entornos en los que ninguna otra aeronave puede operar.

Con un diseño característico que hace que mida casi el doble de ancho que de largo, es uno de los aviones más distintivos de la Fuerza Aérea de Estados Unidos y el más difícil de volar, lo que le ganó el apodo de “La Dama Dragón”.

Su fuselaje delgado de 19 metros de largo, sus alas extendidas similares a las de un planeador y su potente motor están diseñados para lanzar el avión a más de 21 km de altura y, lo que es más importante, mantenerlo allí.

El U-2 opera a tal altura y con un margen tan pequeño entre su velocidad máxima y su velocidad de pérdida que los pilotos se refieren a su altitud de crucero como “esquina del ataúd”. Y en esas condiciones realizan misiones que se extienden durante horas.

Fuente: BBC.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *