La historia del año bisiesto

COMPARTIR

La práctica de incluir un día adicional arranca con la creación del calendario juliano y un decreto del emperador romano Julio César. La expresión ‘año bisiesto’ deriva -por tanto- del latín bis sextus dies ante calendas martii, que correspondía a un día extra intercalado entre el 23 y el 24 de febrero.

(El calendario juliano creó la directiva de añadir un día adicional cada cuatro años pero no seguía la regla del siglo divisible por 400). Y es que el juliano poseía esa única regla: cualquier año divisible por cuatro sería un año bisiesto.

Esta fórmula produjo demasiados años bisiestos, pero no se corrigió hasta la introducción del calendario gregoriano más de 1500 años después.

Así las cosas, la discrepancia de 11 minutos en el calendario juliano llega a que para el año 1582 d.C. se hubieran perdido hasta 10 días en el calendario.

Estos son los próximos 10 años bisiestos:
2024, 2028, 2032, 2036, 2040, 2044, 2052, 2056.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *