Jardines maternales, en situación desesperante

COMPARTIR

Cuatro jardines maternales de la ciudad de Río Grande piden ayuda para no cerrar sus puertas. Los establecimientos Sol y Luna, City Kids, Patito Ñato y Huellitas ya no resisten la inactividad por el aislamiento por coronavirus. “Sólo nos ayudaron una vez pero ahora ya estamos al borde del colapso”, explicó una de las responsables.

RIO GRANDE.- Cuatro jardines maternales que funcionaron de manera tradicional en esta ciudad, cerrarían sus puertas de manera definitiva si no reciben una ayuda inmediata.

Los establecimientos Sol y Luna, City Kids Patito Nato y Huellitas son los 4 jardines maternales que se encuentran en situación desesperante y deberán cerrar sus puertas definitivamente si no reciben ayuda o si no les dejan abrir sus puertas para generar ingresos. Así lo manifestó Paola Cayuñam quien entendió que suman unas 60 las familias que dependen de estas fuentes de trabajo.

Es de destacar que estos son espacios en donde muchos padres dejan a sus hijos para poder ir a trabajar. Actualmente, no están dentro del sistema educativo, y aunque son una actividad comercial, tampoco pueden retomar sus tareas. “Estamos seguros que no podremos abrir en agosto y no sabemos qué pasará en septiembre pero, aunque nos dejen abrir en ese mes, para nosotros, este año está perdido”, señaló la responsable del jardín Patito Ñato.

Cayuñam pidió que el Gobierno entienda que existen prioridades porque “hay sectores que están mucho más golpeados que otros y nosotros estamos dentro de esos sectores”.

Contó que los jardines recibieron un subsidio por única vez pero que sólo les sirvió para paliar una situación extrema. “Estábamos contentos porque ya nos habían aprobado el protocolo y pudimos abrir, pero lamentablemente fueron sólo 10 días y nos pidieron cerrar nuevamente”.

“Sólo nos piden que esperemos”

“Lo que pedimos es que nos incluyan en alguna de las medidas económicas paliativas frente recesión económica causada por la pandemia de COVID-19. Nosotros recibimos una vez el subsidio que fue un paliativo pero las deudas que hemos generado en estos meses ya son asfixiantes y no podremos hacerles frente si no tenemos una respuesta rápida”.