Imputado de abuso se negó a declarar

COMPARTIR

El hecho juzgado ocurrió el 17 de marzo pasado en que se acusa a Rodrigo Collao de haber abusado sexualmente de una menor de 11 años con retraso madurativo. El imputado ayer se negó a declarar y luego lo hizo la presunta víctima y su familia.

RIO GRANDE.- El proceso oral a puertas cerradas comenzó a desarrollarse este lunes en el Tribunal de Juicio Oral en el excampamento YPF contra Rodrigo Collao, sujeto de 33 años que es asistido por el defensor oficial Mariano Sardi.

El juicio comenzó con la acusación de parte del fiscal, Dr. Jorge López Oribe, quien imputa a Collao del delito de “abuso sexual doblemente agravado”, y acto seguido también acusó la Dra. María Naveas Lagos, quien actúa como querellante, señalando al inicio de este proceso que “la expectativa es poder obtener una condena en este proceso y hacer justicia por este aberrante hecho” expresó, representando a la madre de la menor.

El suceso tiene como un agravante que la niña de 11 años presenta un estado de retraso que la convierte en una persona de 6 años de madurez aproximadamente, señalando la querellante que “es un hecho muy grave en el cual este hombre se aprovechó de la condición de la menor”, aseveró.

Tras la acusación el imputado se negó a prestar declaración indagatoria y acto seguido el tribunal pasó a recibir las primeras de las 16 declaraciones testimoniales previstas para este juicio.

La primera fue la proyección del video de la declaración de la menor, tomada en etapa de instrucción para evitarle revivir esta situación, y luego declararon la madre, el padre y otro hombre allegado a la niña, que son quienes tomaron conocimiento de la situación ocurrida por parte de la misma víctima.

Ahora el juicio está previsto que se retome este martes por la mañana con la declaración testimonial de un psiquiatra, un psicólogo y la forense del Poder Judicial.

El inicio de la audiencia, que se desarrollará a puertas cerradas hasta el día del veredicto.
El inicio de la audiencia, que se desarrollará a puertas cerradas hasta el día del veredicto.