Guillermo Ink y sus locuras musicales

COMPARTIR

Las pandemias, según dicen, tienen la propiedad de evidenciar lo bueno y lo malo de la gente.

Y a veces sale a relucir lo extraordinario, tal es el caso del trabajo de los artistas de Río Grande. El nuevo coronavirus llegó a nuestras vidas en pleno auge de las tecnologías, y gracias a eso, permanecer en casa durante la cuarentena fue, digamos, algo mejor soportable. Guillermo Ink, pianista, tecladista, guitarrista y productor que vive hace muchos años en esta ciudad sabía muy bien esto, y al ver tantos proyectos musicales que se desarrollaban vía online, con tantos músicos tocando cada instrumento en su casa, no quiso desaprovechar la oportunidad de mostrar que en Río Grande hay artistas, y que Río Grande tiene voz.

Convocó a varios artistas y cantantes que interpretaron a coro la canción “Por qué cantamos”, poema musicalizado de Mario Benedetti. Luego vino otro proyecto, la canción “Solo se trata de vivir”. El tercer trabajo colectivo fue una interpretación de “Yo soy tu amigo fiel”, la canción de Toy Story cantada para los niños. Luego vino más pandemia, más encierro, y todo lo que ya sabemos.

Llegó el año 2021, con el relajamiento y la segunda ola, y Guillermo se dio cuenta que el mensaje no estaba completo. Había que decir algo más, algo que reflejara la necesidad de tener fe y esperanza, de no claudicar ante tanta adversidad. Junto con el comunicador y productor Eduardo Esmoris imaginaron un escenario apocalíptico, y apenas pudieron reunirse pergreñaron imágenes que evocaran la gestación de esperanza y luz en medio de la oscuridad.

Convocaron a varios músicos de rock, al cantante Diego Lasalle, el guitarrista Martín Cabello y al bajista Víctor Andrade de Tres Orillas; al cantante Pablo “Coco” Rottaris y al guitarrista Lucas “Pirata” Cruells de Adher, y al baterista Omar Berho, actual jefe de cátedra de la Escuela de Música de Buenos Aires.

Las grabaciones tuvieron lugar en tres locaciones diferentes: la locución de Esmoris en las ruinas del frigorífico CAP, el ensamble de la superbanda en el escenario de la Casa de la Cultura, y la performance de Berho en un estudio en Buenos Aires. La canción elegida es “Que siga el show” de Queen. Y nació un video clip muy bien recibido por el público fueguino.

El proyecto

El video arranca con la imagen de un personaje en apariencia siniestro, con un gran efecto de maquillaje de la mano de Anüit Sosa. “Cuando estábamos pensando en la idea, nos pareció que no daba sacar sólo la presentación en off, y armamos la caracterización”, cuenta Esmoris, y suge la comparación con personajes como el Guasón o El Cuervo, o con músicos como King Diamond.

“Es para asustarse, imagináte sin maquillaje” (risas)

El tétrico presentador se gana inmediatamente la simpatía del público al revelar su naturaleza luchadora que invita a no claudicar. “La primera canción que pensamos fue “Mundo agradable” de David Lebón, pero cantada por un tipo que hace heavy metal como Coco es medio raro, no tendría buen desarrollo vocal” recuerda Ink, y agradece la participación de Berhó. “lo llamé porque tocamos juntos hace años, es un músico bárbaro, que tocó con Pat Metheny, se sumó y grabó en un estudio en Buenos Aires, y se grabó en forma casera”.

La edición de video la hizo Mariano Cerdá, la fotografía estuvo a cargo de Beto Tapia, y la masterización es de Santi Lacuadra, quien acomodó instrumentos grabados en varios canales. “Creo que en Río Grande siempre hubo talento, el tema es que no te veían, algunos toman otros rumbos y dejan el mundo del arte y de la música” reflexiona Esmoris, y agrega “hay bandas que están sonando muy bien, pero no se le da espacio a la cultura en todas sus manifestaciones, el rock and roll ya no es una moda hace rato…viene alguien de afuera y vos pasás a ser el acomodador”. “Falta producción” completa Ink.

“Imaginate si esto se bancara, si hubiera una responsabilidad empresarial cultural, ¿no se puede empezar a hacer cosas desde lo artístico”, se pregunta Esmoris, y dice “en las últimas migraciones llegaron muchos artistas, acá hay mucho material humano, pero parece que no garpa capitalizarlo y hacerlo una industria”.

“La participación es de una satisfacción enorme, el aporte permanente de decirle a los chicos que se pueden hacer cosas buenas hacer, que las sabemos hacer, imagináte si hiciéramos esto para mostrar a nuestra provincia, a nuestra ciudad, como hacen en Cosquín, en Acapulco o en San Remo…potenciemos todo y que la cultura sirva para estar todos unidos”, celebra Esmoris a propósito de su presencia en el proyecto, “sin en esta época no hacemos estas cosas, te morís”.

“El arte es la esencia del ser humano, a mi me da mucha felicidad y es un gran orgullo que me hayan dado bolilla y tantos músicos y gente se pongan a disposición, Eduardo fue el primero en sumarse, y me hace muy bien el reconocimiento y que la gente lo disfrute y lo valore”, agradece Ink, y asevera que “el arte si no emociona no existe, no hay hecho artístico”.

Repercuciones

El video tuvo un gran recibimiento en las redes sociales, los medios de comunicación locales se hicieron eco de este proyecto musical y audiovisual que próximamente será emitido en el programa “Unísono, la música va a tu casa”, el espacio del Instituto Nacional de la Música en la Televisión Pública nacional. No podía faltar en esta columna el reconocimiento a todos los artistas fueguinos que se unen para generar un proyecto colectivo, en el cual el rock estuvo presente de esta manera.

Alejandro Javier Machado

Periodista riograndense


One thought on “Guillermo Ink y sus locuras musicales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *