Empresa aeronáutica LATAM

Compartí en tus redes!

Rechazo al proceso preventivo de crisis pedido por LATAM. El fallo del Ministerio de Trabajo también implica “la prohibición de efectuar despidos tal cual lo establecen los decretos 329 y 487 del 2020”.

LATAM Argentina tiene la obligación legal de abonar el 100% de los salarios adeudados.

BUENOS AIRES (NA).- El Ministerio de Trabajo rechazó ayer el Proceso Preventivo de Crisis que había solicitado la empresa aeronáutica LATAM, en el marco de su decisión de dar por terminada sus operaciones en la Argentina.
De esta forma, la cartera laboral que conduce Claudio Moroni “ratificó la obligación legal por parte de LATAM Argentina de abonar el 100% de los salarios adeudados, los cuales comprenden los meses de abril, mayo y junio, sumado al aguinaldo correspondiente”, celebraron en un comunicado cinco de los seis sindicatos del sector agrupados en Gremios Aeronáuticos Unidos.
De acuerdo a los sindicatos, el fallo de Trabajo también implica “la prohibición de efectuar despidos tal cual lo establecen los decretos 329 y 487 del 2020”.
“Esta resolución ampara al personal de LATAM Argentina en su proceso de desvinculación, a causa del intempestivo e injustificado cese de operaciones por tiempo indeterminado, dispuesto por la empresa chilena”, agregaron los gremios APLA, UPSA, APTA, APA y ATCPEA.
Y finalizaron: “Se evita así un atropello más, hacia los 1.700 compañeros despojados de sus trabajos por parte de LATAM Argentina, impidiendo que la empresa continué violando la legislación laboral de nuestro país, como los DNU aprobados por el Congreso Nacional, comportándose como un Estado dentro de nuestro Estado”.
Por su parte, el sindicato restante del sector, el de Aeronavegantes, semanas atrás había advetido que el PPC pedido por LATAM “no corresponde para casos de cierres de establecimientos, sino para la búsqueda de soluciones en pos de la continuidad de las empresas y sus fuentes de trabajo”.
La empresa había justificado su decisión de dejar de operar en el país debido a “la crisis global desatada a partir de la expansión de la pandemia de COVID-19, que afecta de manera dramática e histórica a la industria aérea, en conjunción con la dificultad para generar los múltiples acuerdos necesarios para enfrentar la transformación que esta situación requiere”.