El adiós del pueblo

COMPARTIR

Ayer fueron inhumados los restos del ídolo Diego Armando Maradona, previo sepelio en la Casa Rosada. Una multitud se acercó para darle una triste despedida. El presidente Alberto Fernández y la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner se sumaron con una profunda congoja por la pérdida física del astro del fútbol mundial.

La gente le brindó su sentida despedida.

BUENOS AIRES.- El presidente Alberto Fernández asistió ayer al velorio de Diego Maradona en la Casa de Gobierno, acompañado por la primera dama Fabiola Yáñez y funcionarios del Gabinete nacional.

El Napoli saltó a la cancha del Estadio San Paolo (próximamente Estadio Diego Armando Maradona) con playeras estampadas con el número 10 y ‘Maradona’ en la espalda, en clara alusión a los años que El Pelusa pasó por el equipo celeste.

Cuando llegó frente al ataúd y visiblemente conmovido, el mandatario colocó sobre él una camiseta de Argentinos Juniors y dos pañuelos blancos, símbolo de la lucha de los organismos de derechos humanos, mientras que la primera dama llevó un ramo de rosas rojas.

Alberto Fernández y la primera dama Fabiola Yáñez junto al ataúd de Maradona.

Fernández -junto a Yñez; el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero; el secretario general de la Presidencia, Julio Vitobello; y el vocero Juan Pablo Biondi; permaneció durante varios minutos en silencio frente al féretro, mientras continuaba el incesante ingreso de personas para darle el último adiós al astro.

Durante las primeras horas del día la despedida terrenal al astro fue íntima, solo para su entorno familiar y su círculo más cercano.

Las tapas del mundo tras la muerte de Diego Armando Maradona.

Tras permanecer varios minutos frente al cajón, el mandatario se fundió en un abrazo con la exesposa de Maradona, Claudia Villafañe, y sus hijas Dalma y Gianinna, antes de regresar a su despacho presidencial.

Lágrimas en toda la Argentina.