Desde la Municipalidad advirtieron que no se dejarán “extorsionar” por la empresa

COMPARTIR

El secretario de Gobierno, Oscar Souto calificó como una “maniobra extorsiva” el pedido de aumento del boleto del transporte público por parte de la empresa Autobuses Santa Fe que presta el servicio en Ushuaia. Y apuntó que no pueden avalar ese incremento, teniendo en cuenta que el precio del boleto en Río Grande es de 9 pesos.

USHUAIA.- La empresa Autobuses Santa Fe, que ofrece el servicio de transporte público de pasajeros en la capital fueguina, en una asamblea tarifaria, defendió su postura del aumento del boleto a 13,80 pesos, y reclamó además el pago del subsidio a la comuna, bajo de la amenaza que ante un rechazo de los pedidos dejarían de prestar el servicio el 31 de enero.
Para el secretario de Gobierno de la Municipalidad, Oscar Souto la empresa está aplicando una “maniobra extorsiva”, en virtud del pedido de un aumento de casi el cien por ciento de la tarifa que se le cobra al pasajero por hacer uso del servicio.
El funcionario dejó en claro que bajo ningún punto de vista pueden avalar un incremento de ese tipo, teniendo en cuenta que Autobuses Santa Fe en Río Grande cobra la tarifa a 9 pesos, y propuso que el boleto se eleve al mismo monto que esa ciudad.
Respecto de la convocatoria que tuvo la asamblea tarifaria, Souto destacó la excelente participación de la comunidad, y remarcó que de manera “firme y educada” los vecinos le plantearon a la empresa todos los inconvenientes que padecen a diario como usuarios del servicio.
Si bien la Municipalidad “está a dispuesta a negociar con la empresa, no permitirá conductas extorsivas”, adelantó el secretario de Gobierno, y sostuvo que en caso de no llegar a un acuerdo se evalúa la posibilidad de “municipalizar el servicio”.
“En diciembre pasado, el Concejo Deliberante aprobó la creación de una sociedad del Estado que tiene, entre sus facultades, hacerse cargo del servicio de transporte en la ciudad”, recordó el funcionario municipal.
En ese contexto, Souto señaló que lo único que quedaría por delante es la “recesión del contrato”, siempre y cuando no se llegue a un acuerdo, y “hacernos cargo del servicio”.
El secretario de Gobierno, garantizó que en esa situación, el Municipio estaría en condiciones de “adquirir vehículos propios a través de herramientas que se pueden trabajar con el Banco Nación, a través de un Fideicomiso para obtener las unidades”.