Cristina Fernández acusó al Gobierno de montar una “persecución judicial” para “callar” a la oposición

COMPARTIR
Cristina Fernández de Kirchner al salir de los tribunales de Retiro.

 

“El objetivo de esta persecución judicial es atemorizar a los dirigentes de la oposición: quieren hacer callar a la oposición en el parlamento”, enfatizó Cristina Fernández de Kirchner. Sobre la causa que se sigue por presunto encubrimiento del atentado a la AMIA en su contra advirtió que “la única traición a la patria es utilizar el Poder Judicial: no tienen caso, no tienen causa y hacen esto; muy patético”.

 

 

BUENOS AIRES (NA).- La expresidenta Cristina Fernández de Kirchner acusó al Gobierno nacional de valerse de la “persecución judicial” para “atemorizar los dirigentes de la oposición” y hacerlos “callar” en “el parlamento”.

En declaraciones periodísticas formuladas luego de salir de los tribunales de Retiro, donde prestó declaración indagatoria en la causa por presunto encubrimiento del atentado a la AMIA, la exmandataria consideró la causa como un “gran disparate jurídico”.

“La única traición a la patria que hoy hay en el país es utilizar a un Poder Judicial como el que está aquí en Comodoro Py para perseguir a los opositores”, afirmó Cristina.

Además, subrayó: “Quieren un parlamento sumiso, quieren un parlamento donde los legisladores y las legisladoras voten lo que ellos quieren y conmigo no lo van a conseguir; estoy dispuesta a representar a los 3 millones y medio de bonaerenses que se manifestaron en contra del ajuste”.

“Creo que además que este objetivo de silenciar a la oposición, a los legisladores y legisladoras de la oposición tiene que ver con el ajuste que se viene: el aumento de la nafta, de las tarifas, las fexibilización laboral, de las jubilaciones, lo que está pasando con la desocupación”, afirmó.

Rodeada de diputados electos por Unidad Ciudadana y de otros dirigentes oficialistas, la expresidenta dijo que el Gobierno intenta contar con “un parlamento sumiso; quieren un parlamento donde los legisladores y las legisladoras voten lo que ellos quieren y conmigo no lo van a conseguir”.

 

 

Sospechas y corrección

La expresidenta Cristina Fernández de Kirchner sospechó que un secretario del juez Claudio Bonadío la grababa durante su indagatoria por la presunta trama de encubrimiento de la investigación del atentado a la AMIA, e insistió en corregir cuatro veces el acta con sus dichos.

Cristina observaba un celular que el secretario del juzgado tenía apoyado en el escritorio hasta que dudosa, le preguntó si la estaba grabando, a lo que aquel le contestó que no y le explicó que su equipo no tenía tal herramienta: “Comprate uno más moderno”, lo chicaneó.

La exmandataria dijo que la causa en su contra es un “gran disparate” y que ella siempre promovió el “esclarecimiento de los hechos”, en una parte que consideró que no era una “declaración”, sino que hablaba.

En el despacho en el que estaban presentes el fiscal Eduardo Taiano y el abogado defensor Alejandro Rua, ingresó por el plazo de diez minutos el juez Bonadío, quien hizo un saludo general, que la expresidenta no respondió.

Ya con Bonadío fuera de la indagatoria, Cristina Fernández de Kirchner insistió para que el acta con su declaración verbal se imprimiera cuatro veces, por estar disconforme con cómo había quedado reflejada, y a cada copia le hizo correcciones.

Incluso, insistió para llevarse cada acta que se había corregido.

Otro tramo que cortó el clima de indagatoria fue cuando se había trabado el teclado de la computadora que tomaba nota de sus dichos, y ella miró al fiscal Taiano y bromeó: “¿Por qué no hace una denuncia por obstrucción a la Justicia?”.