CONIN reabrió sus puertas

Compartí en tus redes!

Debido a las medidas de distanciamiento social, la institución que lucha contra la desnutrición infantil, sigue atendiendo a las 47 familias que tiene en el programa con un nuevo sistema de atención, en que el grupo realiza todos los controles y consultas en una sola visita y siguen los tratamientos en forma remota. “Tuvimos una excelente respuesta de las familias”, aseguraron.

RÍO GRANDE.- La Fundación DAR CONIN que desde hace un año funciona en su moderno edificio de la Margen Sur y en 2019 logró dar de alta a 20 niños de Río Grande que ingresaron con desnutrición a su programa de tratamiento, readaptó su sistema de atención a las medidas de distanciamiento social para hacer el seguimiento de las 47 familias que actualmente se encuentran bajo programa.
Desde el inicio de la pandemia, el Centro CONIN Río Grande permaneció cerrado durante dos meses en los cuales realizaron el acompañamiento de las familias en forma remota, conteniendo y apoyándolos a través de llamadas, mensajes y videos para que los tratamientos de los niños no se discontinuaran.
“En este periodo acompañamos a las familias dentro del plan de asistencia alimentaria. Nosotros trabajamos con familias de alto riesgo social, que tienen necesidades muy importantes y necesitan un acompañamiento”, explicó la presidente de la fundación, Lic. Valeria Ochoa.
“Sabemos que en todo este periodo de aislamiento hubo mucha gente que se sintió sola y le faltó acompañamiento, pero nosotros queremos mantenerlo para que no decaiga la situación nutricional. Si bien podíamos verlos en forma virtual, ahora los profesionales pueden medirlos, pesarlos, ver su estado general. Eso es muy importante, porque para una persona grande, quizás dos meses no sea mucho, pero para un niño que está en pleno crecimiento, dos meses en que no recibe una buena alimentación o una buena estimulación es demasiado tiempo. En esos dos meses pudimos asistirlos con los alimentos, que de acuerdo a lo que nosotros vimos, fue lo que más necesitaban”.
En cuanto al seguimiento virtual, Ochoa señaló que la familia respondió favorablemente. “Tuvimos una excelente respuesta de los chicos y de las mamás a esta nueva modalidad de terapia, de conectarnos para que los chicos no pierdan sus tratamientos y estos meses de aislamiento no sean perdidos, sino por el contrario, que se aproveche el tiempo que están en la casa con la mamá para que sea productivo”.
Desde que recibieron la autorización del Comité de Emergencia, el equipo profesional de CONIN está trabajando en su edificio en lo que se conoce como consultorio externo. “Se citan a las familias, ya que no pueden estar todas juntas, extendimos nuestro horario y citamos a cada familia como en un turno, y en esa única salida asisten al control con la pediatra, con la nutricionista, y si es embarazada el control con la médica ginecóloga y a las sesiones de desarrollo infantil, con atención temprana o fonoaudiología según lo que necesita el niño. De esta manera, la familia sale junta por única vez, realizan las consultas con todos los profesionales que siguen el tratamiento, pasa por el depósito para llevarse el bolsón de alimentos y se retira a su casa”.
Momentáneamente no funcionan ni el taller de madres, ni las salas de estimulación porque no está permitido aglomerar a varias personas en un mismo espacio y hasta tanto se vaya flexibilizando el aislamiento, ésta será la nueva modalidad de trabajo.
Por otra parte, Ochoa destacó el modo en que todas las instituciones se adaptaron a la situación de aislamiento y poder seguir conteniendo los casos sociales que demandaban atención inmediata. “Hay otras cuestiones con respecto a trámites y demás que se debían realizar y la verdad es que siempre obtuvimos una excelente respuesta del Gobierno y de la Municipalidad de Río Grande para acompañar a las familias”, expresó.
“Antes era muy difícil que te respondieran o te resolvieran un problema por teléfono o por mail, pero bueno, todos nos adaptamos y como dice el refrán, una crisis puede sacar lo mejor o lo peor de cada uno, y por suerte hemos logrado trabajar muy bien a pesar de todos los límites y de la desesperanza y la incertidumbre de no saber cómo seguir adelante entre todos”.
“La clave es trabajar en red dejando de lado mezquindades como cuestiones políticas, religiosas o lo que sea, con el objetivo único de poder ayudar a los niños y a los que necesitan, puedo asegurar que había gente que realmente lo necesitaba muchísimo”, afirmó.
Valeria Ochoa destacó que la institución está haciendo nuevos ingresos y que todos sus canales de comunicación están abiertos para recibir más familias si es que surge la necesidad. “Si alguien conoce un caso o está al tanto de algún niño que nos necesite, sólo tiene que avisarnos por teléfono o por las redes sociales, ya que tenemos que respetar las indicaciones del COE”.

CONIN: Centro Operativo: 2964-473714
Facebook: Centro Conin Río Grande
O Instagram