Color y comidas típicas en la celebración para todas las naciones

COMPARTIR
El Shawarma, popular plato oriental, en el stand de la Colectividad Arabe.

 

Empezó en Río Grande la VII Fiesta de las Colectividades. Un sábado que ayudó con el clima cálido. La fiesta, que de a poco va cobrando fuerza en la ciudad, contó en esta ocasión con los stands de 14 naciones. Además, a pesar de la ordenanza que rige, un dudoso concurso de la Reina de las Colectividades.

RIO GRANDE.- A partir del mediodía de ayer comenzó en el Polideportivo Carlos Margalot la VII Fiesta de las Colectividades. Con la exposición de unas 14 naciones que presentaron en sus stands comidas típicas, en algunos casos atendidos por vendedores en vestimentas típicas.

Lo llamativo ocurrió cerca de las 20:00 cuando después de la presentación de danzas de la Colectividad Paraguaya, se anunció la elección de la Reina de las Colectividades.

“Esto no es un concurso de belleza. Lo que se va a elegir es a la mejor representante de la nación”, aclaró la locutora invitada, Marita Ojeda. La elección sin embargo, consistió en una pasada de las jóvenes que representaban a las colectividades de Brasil, Colombia, Chile, Perú, Bolivia, República Dominicana, y Paraguay.

Finalmente, el jurado eligió como Reina de las Colectividades a la representante de Colombia; con un segundo lugar para la representante de República Dominicana; en tercer lugar, la joven representante de Brasil y como mejor vestimenta típica, fue elegida la joven representante de Perú.

La fiesta continúa hoy a partir del mediodía. Para entrar se pide un bono contribución de 40 pesos. Ya que todo el evento es autogestionado por la Asociación de Colectividades de Río Grande.

Mientras tanto en los stands, la gente que fue a visitar la fiesta, recorrió y probó comidas típicas de los países representados. En el stand de México, por ejemplo, Iriana ofrecía condimentos picantes y algunos snaks típicos, como los Chabacanos: unos duraznos condimentados y salados que se venden en paquetitos, como golosinas. De la misma forma, hay ciruelas que son apenas picantes y saladas.

En el stand de la Colectividad Árabe el gran éxito fue el Shawarma, un plato que consiste en carne asada, y diferentes condimentos, que se acompaña con un pan plano.

“Nosotros vinimos de Ushuaia sólo participando de la parte del espectáculo, que es la danza. Presentamos primero Mamá Ché Mosé, (Mi mamá me echó, en guaraní) y ahora La Naranjera, que habla acerca de lo característico de ser un país productor de naranjas, todos diferentes ritmos de la polca paraguaya”, comentó Lidubina Ferreira, presidenta de la fundación cultural “Te quiero Paraguay”, de Ushuaia.

Y agregó: “Estamos compartiendo en Río Grande una fiesta similar a la que hemos tenido en Ushuaia, el 8 y 9 de septiembre con unos 27 países representados. Es la primera vez que estoy con los residentes de Río Grande. Sería lindo que la gente se acerque. Invito a los residentes paraguayos en especial, que vengan. Es una fiesta con mucho esfuerzo, todos trabajan, cocinan, ensayan y hacen vestuarios”

Idubina, además, invitó a los vecinos de Río Grande a acercarse a la fiesta: “El propósito de esta fiesta justamente, es que para muchos países es la única fecha en la que se puede mostrar la cultura. La música, la comida”.