Asistencia Financiera en la Emergencia

Compartí en tus redes!

La provincia recibe 1 millón de dólares no reintegrables.

Los fondos son para enfrentar la crisis por la pandemia de COVID-19.

USHUAIA.- La provincia percibirá el equivalente en pesos a un millón de dólares estadounidenses no reembolsables, gracias a un Convenio de Subejecución denominado “Programa de Apoyo a la Asistencia Financiera Provincial en la Emergencia” suscripto con el Ministerio del Interior de la Nación. Dicho acuerdo, fue firmado el 14 de agosto entre la secretaria de Provincias, Lic. Silvina Batakis y el gobernador Gustavo Melella y quedó ratificado mediante Decreto 1219/2020, que fue publicado ayer en el Boletín Oficial.

El convenio tiene por objetivo principal “fortalecer las capacidades de la provincia a los fines de llevar adelante políticas de protección y asistencia para la emergencia sanitaria y social a causa de la pandemia” y los recursos corresponden a un préstamo solicitado por la República Argentina a la Corporación Andina de Fomento (CAF) el 1° de junio de 2020, por un monto de hasta 40 millones de dólares para la implementación del mencionado programa.

El dinero, será otorgado por el Ministerio del Interior mediante Transferencia de Fondos en concepto de reintegros, aunque la provincia podrá optar por recibir un anticipo de 100 mil dólares de los fondos comprometidos, siempre y cuando cumpla con una serie de requisitos. Según indica el acuerdo, para obtener el adelanto, la provincia deberá presentar un informe previo donde se detalle la planificación de las actividades en la cuales se invertirá el dinero y los procedimientos de adquisiciones que se seguirán para realizar dichos gastos y que la Subsecretaría de Políticas para el Desarrollo con equidad Regional de la Secretaría de las provincias, haya aprobado dichos gastos.

La provincia accedió a esta ayuda, tras el recrudecimiento de la pandemia registrado en Río Grande, luego del brote de coronavirus que en menos de 10 días duplicó los casos y que hoy se encuentra en una meseta con más de 650 casos activos que dificultan la salida del aislamiento.

Los objetivos del programa, son: Generar condiciones para garantizar el cumplimiento efectivo de las medidas de aislamiento social; Fortalecer las capacidades de asistencia y atención del sistema de salud para la atención de la emergencia sanitaria; Implementar medidas de protección para las poblaciones más vulnerables a la crisis y Difundir soluciones específicas y buenas prácticas que puedan ser utilizadas por las jurisdicciones provinciales.
Los recursos del programa serán aplicados en apoyo al sistema sanitario de emergencia, al Fortalecimiento de las acciones de protección y asistencia de grupos vulnerables y apoyo a medidas de aislamiento.

En otras palabras, los gastos que se podrán imputar a este programa, incluyen desde la compra de insumos sanitarios, equipamiento, asistencia terapéutica, mano de obra, capacitación, medicamentos, campañas de sensibilización, acondicionamiento de infraestructura entre otros.

Además, los fondos se podrán destinar a la compra de alimentos para los adultos mayores y personas discapacitadas, tratamientos, traslados, despliegue para la atención de personas en situación de calle y otros grupos vulnerables que requieran atención especial.

Finalmente, estos fondos también contemplan el financiamiento de tecnología, equipamiento informático, dispositivos de comunicación, horas hombre, teleasistencia domiciliaria y equipamiento tecnológico y de conectividad.