Internacionales

El voto anticipado es récord

Más de 82 millones de personas votaron de forma anticipada frente al total de 47 millones que lo hicieron hace cuatro años en el periodo inmediatamente anterior a la jornada electoral.

Hay un enorme interés en este proceso electoral.

ESTADOS UNIDOS.- Más de 82 millones de estadounidenses emitieron ya su voto anticipado, una cifra récord que anticipa una participación histórica, mientras el presidente y candidato a la reelección, Donald Trump, y su rival, el exvicepresidente Joe Bien, hacen un último esfuerzo para ganar voluntades en los estados pendulares que podrían definir la elección del 3 de noviembre.

Esta mayor asistencia preliminar refleja el enorme interés que este proceso electoral suscita entre la población y el llamado, especialmente de los demócratas, a sufragar por correo para evitar las aglomeraciones ante la pandemia de coronavirus.

A cuatro días de los comicios, Trump tiene en agenda actos en Michigan y Wisconsin, dos estados en los que ganó ajustadamente a Hillary Clinton en 2016 y que no puede perder este año si quiere tener alguna esperanza de lograr la reelección.

Por su parte, su rival demócrata, Joe Biden, comparecerá en Iowa y Minnesota y Wisconsin, también estados que regularmente vieron contiendas cerradas durante las últimas campañas presidenciales.

Donald Trump, y su rival, el exvicepresidente Joe Bien.

Estados Unidos enfrenta un recrudecimiento de la pandemia: entre miércoles y jueves sumó más de 88.000 nuevos casos lo cual es otro récord, según el recuento de la universidad Johns Hopkins.

Florida, donde el voto latino -tanto el conservador anclado en la comunidad cubano-estadounidense como el más liberal de los puertorriqueños- suele jugar un rol central, no es el único distrito clave del país, pero sí es considerado por estrategas de ambos partidos como un requisito para ganar.

Una victoria de Biden allí, cuyos resultados se conocerán muy tarde la noche del martes, terminaría rápidamente con el suspenso de la jornada electoral.

Ambos están cabeza a cabeza en las encuestas en Florida que tiene en juego 29 de los 270 votos necesarios en el Colegio Electoral para llegar a la Casa Blanca.