Sociedad

Aniversario en medio de una dura batalla

Un 17 de octubre de 1947 nació el Hospital Regional Río Grande. Este año la celebración ocurre en un lapso donde se libra una dura batalla contra la pandemia del COVID-19. El gobernador Gustavo Melella agradeció a todo el personal “por el cuidado de la salud de la comunidad y su dedicación por la recuperación de los pacientes”.

El Personal del Hospital Río Grande pone fuerzas todos los días en una dura batalla contra la pandemia.

RIO GRANDE.– Este sábado el Hospital Regional Río Grande “Nuestra Señora de la Candelaria” celebró el 73° aniversario desde su fundación y lo hizo en medio de una de las más duras batallas que le toca enfrentar, por las consecuencias que deja la pandemia mundial de COVID-19 y en una realidad angustiante por la cantidad de pacientes afectados por el virus.

El personal del nosocomio ha sabido estar preparado para la lucha diaria y así lo manifiestan a través de las redes sociales, donde exponen el enorme esfuerzo que hacen los profesionales que se desempeñan en la Unidad de Terapia Intensiva, aquellos que preparan los uniformes para evitar los contagios y quienes se sacrifican por tener el lugar desinfectado.

Desde la Dirección del HRRG expresaron el siguiente mensaje: “Celebramos la vocación, el querer ayudar a los que menos acceso a la salud tienen y agradecemos enormemente que sigan eligiendo pertenecer a este hospital público. Gracias a los que estuvieron, a los que enseñaron y en su paso fueron dejando su legado en esta institución que seguirá apostando siempre a mejorar y GRACIAS con mayúsculas a los que hoy trabajan arduamente, pero con el corazón, contra el COVID-19. Realmente somos un gran equipo”.

Los Dres. Mateo Renk y Carlos Peralta, del Servicio de Terapia Intensiva.

Palabras del Gobernador

El gobernador Gustavo Melella publicó en su Facebook un saludo especial, indicando: “El Hospital Regional Río Grande cumple 73 años cuidando la salud de las y los vecinos, y hoy afrontando uno de sus mayores desafíos posibles contra un enemigo invisible”.

“Quiero saludar a todas y todos los trabajadores del Hospital, y agradecerles a cada uno por el cuidado de la salud de la comunidad y su dedicación por la recuperación de los pacientes con COVID- 19”, agregó.

Para cerrar sostuvo: “Es el recurso humano lo que engrandece y hace al Hospital Regional de Río Grande la gran institución que hoy nos protege”.

Breve reseña histórica

A través de una remembranza que hizo el historiador Oscar Mingo Gutiérrez, se recuerda que un 17 de octubre de 1947 el Dr. Guillot, secretario de Salud Pública, convocaba a la comunidad para la inauguración del Hospital General de la localidad.

En sus comienzos el Hospital público funcionaba en uno de los barrancones pertenecientes al Ejército sobre el extremo norte de la ciudad.

La medicina en manos del Estado había tenido su primer paso el 25 de mayo de 1940 con la instalación en Río Grande de un Centro Materno Infantil en la persona del Dr. Salvador Serpa, la cual funcionó en dependencias pertenecientes a Don Francisco Bilbao.

El nuevo recinto hospitalario (1947) potenciaba la iniciativa y estaba comprendido dentro de los lineamientos generales del progreso de la medicina pública estipulada a nivel nacional por el ministro del área, Dr. Manuel Carrillo.

Con el nuevo hospital se superaban múltiples situaciones de dependencia: la de la asistencia médica que se brindaba desde el frigorífico, el de la zona rural asociada, caminos distantes y prioridades estacionales.

Este año el Hospital cumplió su aniversario en medio de una crisis que afecta a todo el mundo.

Hacia 1950 se comenzaba a bosquejar el diseño del futuro edificio hospitalario, lo que es hoy el Hospital Regional.

Fue creciendo el proyecto de un hospital con una obra de avanzada con una habilitación parcial que se dio en 1963 y poco tiempo después se impuso el nombre confesional que se correspondía con el espíritu misionero católico que guió el poblamiento en la región, y así fue “Hospital Nuestra Señora de la Candelaria”.

Durante los años 60 coexistía con el Hospital Regional, el servicio médico del frigorífico, además de las clínicas Pacheco, Luraguiz y Ferra.

Como dependencia del Gobierno Nacional continuó hasta 1971 que el Gobierno Territorial se hizo cargo de la salud pública.

Un enorme corazón pone el personal del Hospital, en un año difícil para el sistema de la salud pública y privada.

A lo largo de todos estos años el Hospital Regional Río Grande fue incorporando cada vez más profesionales. Tenemos varias generaciones de trabajadores de la salud con un común denominador: la enorme vocación de servicio.