Nacionales

Protesta de la Policía Bonaerense

Fuerte rechazo del oficialismo y la oposición.

Protestas salariales en Olivos de efectivos policiales bonaerenses.

BUENOS AIRES (NA).- La protesta de la Policía Bonaerense con patrulleros en la Quinta de Olivos despertó ayer un fuerte repudio de dirigentes del oficialismo y la oposición, que coincidieron en que es “inadmisible” una manifestación con armas frente a la residencia del presidente Alberto Fernández.

La senadora nacional del Frente de Todos Anabel Fernández Sagasti cuestionó que los policías rodearan “con armas la residencia donde se encuentra el presidente” Alberto Fernández, y recalcó: “Repudiar este hecho y defender la democracia es una obligación ética y moral”.

El intendente de Lomas de Zamora, Martín Insaurralde, por su parte, consideró que “es inadmisible ir con armas y patrulleros a la Quinta de Olivos para condicionar a un gobierno electo democráticamente que mostró total voluntad de resolver los problemas a través del diálogo”.

A su vez, el diputado nacional de Juntos por el Cambio Fernando Iglesias expresó: “A favor de las legítimas reivindicaciones de la #PolicíaBonaerense. En contra del reclamo frente a la Quinta de Olivos. No es el lugar”.

Por la oposición también se manifestaron diputados nacionales de la UCR para repudiar la manifestación con patrulleros en la residencia oficial.

El diputado Facundo Suárez Lastra (UCR-CABA) afirmó: “La Quinta de Olivos no es el lugar donde el personal de la policía de la Provincia de Buenos Aires debe hacer sus reclamos. Este accionar genera incertidumbre y preocupación. No es el momento, el lugar, ni el modo”.

A su vez, el bonaerense Fabio Quetglas destacó que “los reclamos siempre deben guardar una proporcionalidad”, tras advertir que “los excesos deslegitiman y distraen la atención”.

“Rodear la Quinta de Olivos es inaceptable. Sí al reclamo justo. No al apriete”, criticó.