Actualidad

Obra de la planta Bahía Golondrina

Personal de la DPOSS estuvo realizando pruebas y distintos tipos de simulaciones sobre los sistemas electromecánicos, automatismos y grupo generador. Ayer la ministra de Obras Públicas, Gabriela Castillo, recorrió el lugar.

La planta se pondrá en funcionamiento a fin de año.

USHUAIA.- El presidente de la Dirección Provincial de Obras y Servicios Sanitarios (DPOSS), Cristian Pereyra, confirmó que la planta sanitaria de Bahía Golondrina (ubicada camino al aeropuerto) se pondrá en pleno funcionamiento en los últimos meses del año. El funcionario recorrió las instalaciones del nuevo establecimiento junto a la ministra de Obras y Servicios Públicos de la Provincia, Gabriela Castillo.

La obra brindará solución a la falta de tratamiento de efluentes cloacales domiciliarios del sector centro y oeste, abarcando al 75% de la población de la ciudad capitalina.

“En los últimos meses, personal de la DPOSS estuvo realizando pruebas y distintos tipos de simulaciones sobre los sistemas electromecánicos (bombas, tableros, válvulas), automatismos y grupo generador. Asimismo, el Área de Laboratorio efectuó muestreos de los efluentes pretratados, realizándose el mantenimiento general de la impulsión desde la planta hacia el dispersor marino, entre otros trabajos”; detalló el funcionario.

A dicha planta se destinan los efluentes impulsados de las 13 estaciones elevadoras distribuidas en distintos puntos de la ciudad, la que complementada con el dispersor marino en el canal Beagle forma parte de este sistema cloacal.

Ministra de Obras Públicas, Gabriela Castillo.

Pereyra recordó, además, que los trabajos tienen una inversión de casi 400 millones de pesos financiados por Nación y la Provincia.
Esta obra se enmarca en el Plan Maestro de Agua Potable y Desagües Cloacales, y viene a mejorar la calidad de vida de los ushuaienses, haciendo frente a la problemática de la contaminación que, por muchos años ha sufrido la ciudad con el vuelco de efluentes cloacales sin tratamiento a las bahías Ushuaia y Encerrada y el canal Beagle.

Pereyra aseguró que “cuando tengamos finalizada la obra de la nueva planta de tratamiento Arroyo Grande, el 100% de los efluentes cloacales domiciliarios de la ciudad de Ushuaia podrán ser tratados”.