Nacionales

Incendios forestales en Córdoba

Más de 300 bomberos combatían ayer tres focos de incendios forestales activos en las sierras cordobesas, situación que provocó que 26 personas fueran evacuadas mientras que cuatro brigadistas resultaran heridos.

Más de 300 bomberos combaten cuatro focos de incendios forestales activos en las sierras cordobesas.

BUENOS AIRES (NA).- Los incendios se están desarrollando entre Carlos Paz y San Antonio de Arredondo, en las reservas Los Quebrachitos y La Quebrada, en Unquillo, y en Villa Giardino, donde se temía que pueda afectar zonas pobladas.

En la zona de Unquillo el incendio se inició al mediodía de este lunes, como el resto, fogoneado por persistentes vientos y altas temperaturas diurnas, y en el lugar trabajaban 120 bomberos.

Pablo Calderón, presidente de Bomberos Voluntarios de Unquillo, señaló a la radio Cadena 3 que la situación es “dolorosa”.

En el incendio originado en inmediaciones de Carlos Paz, que era combatido por 150 bomberos y aviones hidrantes, tuvieron que ser evacuadas 26 personas -21 adultos y 5 menores- en la zona del barrio Sol y Río.

En las últimas horas esas personas pudieron regresar a sus hogares, aunque no se descarta que durante la noche vuelva a haber viviendas en riesgo.

Las autoridades provinciales, en conjunto con la Empresa Provincial de Energía Eléctrica (Epec), resolvieron cortar el suministro de energía desde Cuesta Blanca hacia la zona de Sol y Río, para preservar la integridad física de los bomberos.

La Justicia tendría individualizados a tres niños de entre 10 y 11 años, quienes habrían comenzado el incendio.

El ministro de Seguridad de Córdoba, Alfonso Mosquera, sostuvo que el viento “está complicando” el panorama.

Todo los recursos están afectados”, indicó a Cadena 3 el funcionario, que acudió personalmente a la zona.

El director de Defensa Civil, Diego Concha, detalló que cuatro bomberos resultaron con lesiones de diversa consideración.

Un tercer foco se originó en la mañana de este martes en la zona de Villa Giardino y comenzó a ser combatido por 40 bomberos, además de aviones hidrantes y autobombas.