Nacionales

Treinta años del ProHuerta

Destacan la importancia del programa creado por el INTA.

El ProHuerta fue destacado por el Gobierno nacional.

BUENOS AIRES.- Los ministros de Desarrollo Social y de Agricultura, Ganadería y Pesca, Daniel Arroyo y Luis Basterra, respectivamente, acompañados por autoridades nacionales, provinciales y municipales, encabezaron la visita y recorrida del predio de la Asociación Civil Cirujas, una organización que hace más de 20 años trabaja de manera conjunta con el programa ProHuerta, en el marco de su 30° aniversario.

También participaron la presidenta del INTA, Susana Mirassou; la secretaria de Inclusión Social, Laura Alonso; el secretario de Desarrollo Social del Municipio de La Matanza, Nicolás Fusca; y la responsable institucional de Cirujas Asociación Civil de La Matanza, Raquel Insaurralde.

El Programa ProHuerta es una política pública llevada adelante en conjunto entre Desarrollo Social, Agricultura y el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA).

A partir de la sanción en 2014 de la Ley Nacional de Reparación Histórica de la Agricultura Familiar (Ley N° 27.118), ProHuerta inició una nueva etapa donde, además de continuar su estrategia tradicional de promoción de la autoproducción de alimentos, se desarrollaron nuevas herramientas, proyectos especiales y grupos de abastecimiento local para poder incluir en su trabajo a los productores de la Agricultura Familiar, Campesina e Indígena y promover la producción agroecológica de alimentos, el acceso al agua y los recursos productivos necesarios, el desarrollo de ferias, mercados populares y otras estrategias de comercialización de proximidad.

Luego de estos 30 años de trabajo alcanza a 4 millones de personas, del campo y de la ciudad, gracias a una red federal de 9.192 promotoras y promotores voluntarios, promoviendo más de 744 ferias agroecológicas.

El programa trabaja además con 637.847 huertas. De ese total, son: 617.975 familiares; 1.826 comunitarias; 5.046 huertas institucionales y 13.000 escolares. Además, ha permitido el acceso al agua a más de 16.000 familias rurales.