Policiales

Tensión entre familias por usurpación

Luego de que una mujer usurpara una vivienda de la Margen Sur habló María Pérez Vargas, hermana de Carlos Mauricio Pérez Vargas, quien sería el dueño de la casa.

La Policía hizo una constatación de la ocupación de la casa.

RIO GRANDE.- Luego de que una mujer usurpara una vivienda de la Margen Sur habló María Pérez Vargas, hermana de Carlos Mauricio Pérez Vargas, quien sería el dueño de la casa.
La situación se conoció este fin de semana cuando vecinos del barrio denunciaron una usurpación de una vivienda. De inmediato actuó la policía pero no lograron sacar a la mujer del lugar usurpado.
Al respecto, la usurpadora explicó que tomó esa decisión porque en su casa sufría violencia de género por lo que se quería ir. En ese marco señaló que se enteró que el dueño de esa casa no vivía en el lugar desde hacía años por lo que decidió usurparla.
Indicó que apenas se metió a la vivienda llegó la Policía. “Yo les comenté mi situación y después de labrar el acta se fueron”.

Los dueños
Según pudo conocer este medio, el dueño de la vivienda sería Carlos Mauricio Pérez Vargas, un hombre de 37 años que, por razones personales, se encuentra en Puerto Deseado (Santa Cruz).
En diálogo con la prensa, su hermana María Pérez Vargas quien sí vive y se encuentra en Río Grande, explicó que por razones personales su hermano se encuentra en Puerto Deseado y que ahora no puede regresar por el problema del aislamiento.
Respecto de la situación de la casa y el terreno donde se encuentra la vivienda, María explicó que su hermano presentó todos los papeles que le pidieron en el IPV y que puede demostrar que tanto el terreno como la casa le pertenecen.
María dijo que le sorprendió que la Policía no le avisara de la usurpación y que se enteraron por medio de vecinos. También se quejó del accionar de la Policía al asegurar que fue maltratada en la Comisaría 4ta. “Me trataron como a una delincuente en la comisaría”, denunció.
Finalmente María Pérez Vargas indicó que ya tiene en sus manos la documentación que llegó desde Puerto Deseado en la que Carlos Mauricio le cede el poder para que pueda accionar ante las autoridades.