Actualidad

Tensión entre enfermeros y el COE

A partir de directivas emanadas por el Comité Operativo de Emergencia del HRRG los enfermeros expresaron su descontento y preocupación. Uno de ellos dialogó con El Sureño y expuso la realidad que tienen que vivir, frente al rebrote del COVID-19 que experimenta Río Grande.

Los enfermeros expresaron su preocupación por disposiciones del COE.

RIO GRANDE.- El fuerte incremento de casos positivos por coronavirus ha encontrado al personal de enfermería del Hospital Regional Río Grande en un estado de vulnerabilidad y desde la semana pasada se ha generado una situación de tensión con el COE (Comité Operativo de Emergencia), a partir de directivas emanadas en una suerte de protocolo denominado “Evaluación de riesgos y manejo de trabajadores de la salud expuestos a COVID-19”.
Un enfermero que dialogó con El Sureño y que pidió que su identidad quede en reserva, sobre todo porque estuvo en contacto con un compañero que padece de COVID-19, dijo que las directivas del COE han generado “mucha molestia e incertidumbre en el sector de salud, sobre todo porque en pocas palabras responsabiliza a los enfermeros y al personal de Salud por los contagios que van en aumento y preocupan al sector sanitario”.
En algunos de los puntos volcados en esa suerte de protocolo, se señala que:
-La viabilidad y la utilidad de realizar el rastreo de contactos del personal de Salud expuesto y la aplicación de restricciones laborales dependen del grado de transmisión comunitaria.
-Es posible que la transmisión comunitaria, los recursos insuficientes para el rastreo de contactos o la escasez de personal, hagan que la evaluación de riesgos del personal de Salud expuesto y la aplicación de restricciones laborales no sea posible.
-Se evaluarán cada una de las situaciones de riesgo para definir las restricciones laborales y la necesidad de aislamientos preventivos.
-Por lo tanto, y teniendo en cuenta la situación epidemiológica actual como todo lo antedicho, los profesionales de la Salud asintomáticos continuarán trabajando hasta ser evaluados caso por caso.
“De lo que entendemos de ese escrito es que si un empleado de Salud se contagia es totalmente su responsabilidad y de no tener síntomas claros y visibles debe continuar trabajando; situación en la comunidad que ha generado ya demasiados contagios por los asintomáticos o personas que tienen solo algunos síntomas”, dijo el enfermero.
Ejemplificó que “si hay un caso positivo en una familia, todos se aíslan. En cambio, si hay un positivo en el sector de enfermería, las autoridades exigen que el resto del sector siga trabajando porque no hay síntomas. Nos están exponiendo a nosotros y a los pacientes sanos”.
El auxiliar de Salud dijo que “lamentablemente el sistema afronta uno de los peores momentos y quienes están al frente deben arreglárselas como pueden para realizar la atención. Tuvimos casi 100 días para prepararnos a enfrentar la posible saturación del sistema sanitario. Ahora nos encontramos expuestos en la primera línea de batalla. En muchos casos, con poco o nada de capacitación, con desconocimiento, aprendiendo y poniendo lo mejor en la práctica”.
Para cerrar, el enfermero expresó que “se necesita mas que aplausos para resguardar al personal de Salud, se necesita responsabilidad pero sobre todo humanidad y la solidaridad que tanto se nos pide como sociedad, también para con ellos”.