Política

Teletrabajo en el Senado

El Senado trató el proyecto de ley para establecer un marco regulatorio para el teletrabajo, en una videoconferencia de la que participaron el ministro de Trabajo, Claudio Moroni, y referentes de la CGT y la CTA.

El ministro de Trabajo, Claudio Moroni, expuso sobre el proyecto. (Foto NA).

BUENOS AIRES (NA).- El Senado trató el proyecto de ley para establecer un marco regulatorio para el teletrabajo, en una videoconferencia de la que participaron el ministro de Trabajo, Claudio Moroni, y referentes de la CGT y la CTA.
Además de Moroni, participaron del debate los secretarios generales de la CGT y la CTA Héctor Daer y Hugo Yasky, respectivamente, algo que llevó a senadores de la oposición a invitar también al debate al sector empresarial para poder “escuchar a todas las partes”.
Al inicio de la reunión, Moroni señaló que “es un fenómeno irreversible” y que por ello “hay una necesidad de regular” el teletrabajo que, según aclaró, “no es una categoría específica, sino un modo de prestación del mismo contrato de trabajo”.
Por esa razón, indicó que quien se desempeñe en esa modalidad “debe tener los mismos derechos que el que trabaja dentro de la empresa”.
Una de las principales críticas de la oposición al proyecto aprobado por Diputados se refirió a la “reversibilidad”, que supone que el trabajador tiene derecho a volver a su puesto presencial y que la empresa debe mantenerlo disponible, al tiempo que establece que esto debe decidirse por acuerdo individual o colectivo.
“El artículo de la reversibilidad se puede mejorar, dándole un plazo al empleador cuando el empleado quiera volver a la modalidad presencial, para que pueda reorganizar el establecimiento para la vuelta del empleado”, propuso la senadora Gladys González, de Juntos por el Cambio.
Al respecto, el ministro de Trabajo sostuvo que el teletrabajo “debe ser reversible” y destacó: “El proyecto deja abierta la reversibilidad a los convenios colectivos. Yo le tengo confianza a los convenios, resuelven muchas cosas, es una herramienta muy ágil”.
Por su parte, Daer advirtió que “hay una precarización de todos los que ejercen el teletrabajo” en distintos lugares del mundo y agregó: “Estamos generando una norma para no caer en la transferencia de trabajadores presenciales incorporados a una legislación a la precarización del sálvese quien pueda”.