Actualidad

Pasajeros se resisten a volar

Según una encuesta internacional realizada por el sector aéreo, menos de la mitad de los clientes habituales de las aerolíneas, están dispuestos a volver a volar tras la disminución de la propagación de la pandemia de COVID-19.

Alguna compañías como Emirates, volvieron a volar aplicando filtros para elegir a los pasajeros.

USHUAIA.- Una encuesta realizada por la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA) indica que cada vez son menos los pasajeros que están dispuestos a viajar en los próximos meses como consecuencia de la pandemia de coronavirus.
A principios de abril era un 61% el volumen de pasajeros dispuestos a volar nuevamente tras la disminución de la propagación de la pandemia de virus, durante los primeros días de junio descendió a un 45% el número de viajeros dispuestos a subirse de nuevo el avión.
Según el presidente de IATA, Alexander de Juniac, la primera conclusión de esta encuesta es que la sombra de esta crisis es alargada. Un 66% de los encuestados no ven pronto su vuelta a los viajes aéreos, ya sea por vacaciones, visitas a amigos, familiares o negocios.
“Por eso seguimos recordando que las medidas de ayuda deben extenderse más allá de la situación de emergencia inicial. La reducción de costos en cualquier forma será crítica: cargos reducidos, impuestos, tarifas de usuario o cargas administrativas como las reglas de uso de slots”, apunta De Juniac.
“El segundo mensaje que emite el resultado de la encuesta, es que los pasajeros no viajarán si los gobiernos imponen cuarentena. Esta semana hemos visto al Reino Unido y a la UE adoptar o anunciar alternativas para lo que se percibe como destinos de bajo riesgo. Otros destinos están utilizando las pruebas como una metodología de detección, aunque hacerlo con precisión, rapidez y escala aún plantea desafíos. Y, mientras más países implementen las pautas de despegue de la OACI, mayor disuasión tendremos para los viajeros sintomáticos debido a los controles y declaraciones de salud. Además de esto, las compañías aéreas ofrecen flexibilidad para volver a reservar, por lo que no hay ningún incentivo económico para viajar cuando está enfermo”.
“A medida que las pruebas se vuelven más rápidas, más precisas y escalables, será posible la detección previa al viaje de viajeros presintomáticos y asintomáticos, particularmente desde lugares que se perciben como de mayor riesgo. La ciencia para las pruebas avanza rápidamente, pero todavía no estamos donde debemos estar”.
“Por supuesto, todavía existe la necesidad de medidas generales anti-COVID-19: distanciamiento social y rastreo de contactos. Los brotes que involucran a viajeros pueden manejarse usando las mismas metodologías que se usan para la población en general. Estamos viendo que los gobiernos se vuelven más precisos y específicos con estas medidas para limitar el daño económico”.
“El tercer mensaje es que las pautas de despegue de la OACI van muy lejos al abordar las principales preocupaciones de los viajeros por la desinfección y la interacción humana. Las mascarillas o cubiertas faciales abordan la dificultad del distanciamiento social en los espacios públicos, incluso a bordo de un avión. La interacción humana se está minimizando con procesos sin contacto. Y la desinfección más profunda y frecuente abordará las preocupaciones críticas de muchas áreas de alto contacto, incluidos los baños y los inodoros”.
“También está claro que tenemos que hacerlo mejor para transmitir el mensaje sobre dos cuestiones fundamentales: Que la cabina del avión es uno de los entornos más controlados que las personas pueden experimentar y que, si bien el distanciamiento social efectivo a bordo no es posible; el requisito de mascarilla es el consejo general de los gobiernos para áreas donde el distanciamiento social no es posible, como el transporte público”.
“La confianza de los pasajeros no se reconstruirá de la noche a la mañana. Tendremos que seguir reforzando estos mensajes a medida que avanzamos. Pero tengo la esperanza de que, a medida que la gente comience a viajar nuevamente, acumulemos un poco de impulso”, concluye el presidente de la IATA.