Actualidad

Capacidad instalada en la industria

El uso de la capacidad instalada en la industria siguió muy bajo en mayo: 46,4%, un nivel muy inferior al 62% de igual período del año pasado.

La industria automotriz fue el sector más afectado por las restricciones impuestas en la cuarentena.

BUENOS AIRES (NA).- La utilización de la capacidad instalada en la industria fue de apenas 46,4% en mayo último, un nivel muy inferior al 62% de igual período del año pasado, producto de la cuarentena, informó ayer el INDEC.
No obstante, la industria manufacturera trabajó en mayo por encima del 42% detectado en abril, un mes afectado de lleno por la pandemia.
Por encima del promedio trabajaron las siguientes industrias: papel y cartón, 65%; sustancias y productos químicos, 63%; tabaco, 62,2%; alimentos y bebidas, y refinación del petróleo, 57%; y edición e impresión, 54,3%.
“Las principales incidencias positivas que explican la recuperación de la utilización de las plantas productivas en mayo, respecto de abril, se observan en la metalmecánica, excluida la automotriz, metálicas básicas, refinación del petróleo, los productos minerales no metálicos y los del tabaco”, señaló el organismo.
La utilización de la capacidad productiva de la industria se ubicó en mayo pasado 15 puntos porcentuales por debajo del indicador del mismo mes del 2019, del 62%, que fue el segundo promedio más alto del 2019.
En marzo último, con el impacto parcial del inicio de la cuarentena, el indicador había mostrado un promedio del 51,6%, siete puntos porcentuales por debajo del 58,8% del mismo mes del año anterior.
En mayo, con la apertura parcial de algunos sectores productivos y con el 50% de las empresas trabajando normalmente el indicador se recuperó apenas cuatro puntos porcentuales, respecto de abril último.
Por debajo del nivel general se ubicaron la producción de acero y aluminio con 39%, la de insumos para la construcción con un 38,5% y la elaboración de artículos de caucho y plástico con un 36,4%.
La industria metalmecánica registró en mayo un promedio del 31,7% y la industria textil alcanzó un 17,8%.