Deportes

Volvió el Jiu Jitsu y avizora el 2021

Con el retorno a los entrenamientos físicos, el Brazilian Jiu Jitsu fueguino ya piensa en lo que viene luego de una cuarentena que obligó a la suspensión de actividades durante más de 60 días y complicó seriamente el calendario competitivo de este año.

Diego Loto en uno de los eventos del 2019.

USHUAIA.- Para conocer más sobre la actualidad y el futuro de la disciplina charlamos con tres de los nombres más importantes que tiene el Jiu Jitsu local hoy en día, hablamos de Adrian Leonardo Durand de Gómez Equipe, Diego Mauricio Loto de COHAB Río Grande y Ariel Scholles de Reverso BJJ.
“El Jiu Jitsu se vio afectado en todo el mundo, algunos más y otros menos, pero creo que todos los profesores, los alumnos, los competidores, nos vimos complicados ante esta situación. De un día para otro no se practicó más en ninguna parte”, cuenta Diego Loto, de COHAB.
“Fue una situación un poco crítica. En muchos casos los atletas recurrieron a convivir desde el día 1 de la cuarentena para poder seguir con los entrenamientos. Fue difícil sostener todo esto en un deporte que es tan largoplacista como el Jiu Jitsu”, reafirma Ariel Scholles, de Reverso.
Por sus características intrínsecas, el Brazilian Jiu Jitsu -como la mayoría de las artes marciales- es una de las disciplinas que más afectadas se vio por la pandemia. Las luchas cuerpo a cuerpo, donde no hay ningún tipo de distanciamiento entre los competidores, van en contra de todo lo recomendado por los especialistas a nivel mundial, y el deporte, que se encuentra en pleno crecimiento en el suelo fueguino, tuvo que salir a buscar alternativas para seguir en movimiento.
“Lo primero que hicimos fue generar aulas virtuales para capacitar de forma personal a cada alumno. Armamos un programa personalizado guiándonos por su edad, categoría y graduación, con el objetivo de que puedan entrenar desde casa”, cuenta Adrián Durand, de Gómez Equipe, desde Ushuaia.
Afortunadamente, la mayoría de las academias fueguinas están respaldadas por importantes pares de Brasil, la cuna del deporte, por lo que todos contaron con ese apoyo para llevar distintos tipos de actividades online: “Nunca paramos de trabajar para la Academia, con ideas nuevas, nuevos proyectos, tenemos todo el respaldo desde la Academia Central de Brasil y de Chile que tuvimos siempre una comunicación en todo momento”, añade Diego Loto, mientras piensa en la vuelta a los entrenamientos.
Justamente para los entrenamientos también fue importante la unidad entre las academias, porque si bien no existe de momento una federación provincial que nuclee a todas las academias, siempre se trata de mantener una comunicación entre las cabezas de equipo: “Se trabajó para armar un plan de desarrollo deportivo y protocolar para que todos podamos volver a la actividad normalmente. Nosotros tenemos la posibilidad de realizar entrenamientos individuales, por lo que es una veta por la que podemos volver a entrar en actividad”, cuenta Scholles.

Adrián Durand, por ejemplo, recurrió a capacitarse “con muchos cursos referidos al tema con la OMS (Organización Mundial de la Salud). También hice cursos locales, donde nos enseñaron que si bien es importante la parte física al mismo tiempo no lo es todo, ya que hay que tener en cuenta que lo que mueve el cuerpo es la mente. Algo que no muchos toman en cuenta es que sin salud mental no hay vuelta”. Y no sólo eso porque también trabajó “para acondicionar los lugares donde damos clases. Reafirmamos ciertas normas que antes uno no miraba con tanto rigor: kimonos limpios, cuerpos limpios, uñas cortas, y al menos por un tiempo sin roce. Van a ser clases con mucha preparación física”.
El futuro, sin embargo, todavía está lejos de ser el ideal. A corto plazo, cómo adelantaban Scholles y Durand, las actividades serán de forma individual con grupos reducidos ya que todavía falta mucho para que la disciplina vuelva a poder practicarse con normalidad. Tanto así, que todos ellos tienen la cabeza puesta en el próximo año.
Es que, cómo explica el instructor de Reverso: “Quizás a fin de año pueda llegar a haber algo, pero va a estar difícil. La gente va a estar todavía un poco paranoica, por lo que va a ser complicado continuar el calendario deportivo. A su vez hay que ver qué es lo que dicen desde la Liga Patagónica. Nosotros tenemos que rendir cuentas con la Confederación Brasilera y la Federación Internacional”.
“Ya estoy planeando para el 2021. Postergamos algunos proyectos, como la visita de Hansel Bermúdez y de Alberto Medina -dos Faixa Preta, el cinturón más alto al que puede aspirar un atleta normal del Jiu Jitsu- que ya teníamos confirmadas, así como la segunda edición del Río Grande Invitational”, añade Diego Loto; al igual que Scholles, que confirmó que el Open Costa Sur, que iba a realizarse en Río Grande en marzo pasado con presencia de distintas academias de la Patagonia, quedó oficialmente postergado para el año entrante.
El 2021 será, entonces, el año para la verdadera vuelta del Jiu Jitsu fueguino.