Actualidad

Visitante fascinante en el canal Beagle

Desde Proyecto IMMA, hablaron sobre las imágenes que se viralizaron de las orcas en el canal Beagle. Unas visitas no tan poco frecuentes, pero igualmente extraordinarias.

Las orcas avistadas en la zona de Harberton y Almanza.

RIO GRANDE.- La orca es la especie más grande dentro de la familia de los delfines. Se encuentra en todos los océanos del mundo y el canal Beagle no es la excepción. Días atrás circularon fotos y videos de un grupo de orcas nadando en el canal Beagle. En el lapso de una semana se registraron de 5 a 6 orcas (muy posiblemente el mismo grupo) en la bahía Harberton y en la zona de Puerto Almanza.
“Si bien es un dato interesante que los animales permanezcan en el área durante tantos días, las orcas son visitantes frecuentes de las aguas del Beagle. Cada año durante los meses de otoño es común verlas en la zona, ya sea dentro del canal Beagle como en inmediaciones de isla de los Estados. Generalmente asociamos su presencia a la de los lobos marinos de dos pelos sudamericanos, de los cuales podrían estar alimentándose”, indicaron las biólogas y profesionales de proyecto IMMA.
Las especialistas también recordaron que en varias ocasiones se ven orcas durante el verano, coincidiendo en tiempo y espacio con distintas especies de ballenas que ingresan al canal.
“Si bien podríamos pensar que todas las orcas son iguales, en el Hemisferio Sur, a partir de diferencias en distintas características externas del animal como el tamaño del cuerpo y patrón de coloración, su alimentación, vocalizaciones, hábitat en el que viven y diferencias genéticas, se identifican cinco tipos de orcas distintos o ecotipos Tipo A, Tipo B grande, Tipo B chico, Tipo C y Tipo D”, detalló Natalia Dellabianca, integrante del equipo.
El ecotipo que observado en las aguas fueguinas es el Tipo A, uno de los más frecuentes de observar tanto en la región como en Antártida. Entre otras características, se puede identificar cada grupo por la típica coloración negra y blanca, y el parche ocular de tamaño mediano (mancha blanca arriba del ojo) con orientación paralela al eje del cuerpo. Las hembras pueden alcanzar un tamaño de 7 metros de largo y los machos de 9 metros.
“Dado los registros y relatos de las orcas avistadas en el Canal, y el ecotipo al que pertenecen, sabemos que éstas se alimentan de aves y mamíferos marinos principalmente. Se las ha logrado observar en diferentes ocasiones persiguiendo lobos marinos o alimentándose de ballenas dentro del Canal, como los registros del año 1994 en la bahía de Ushuaia; en el año 2004 en Bahía Golondrina donde varó una ballena Sei escapando de un grupo de orcas; y el último en marzo del año 2020 en la bahía de Puerto Williams, isla Navarino, Chile donde un grupo de orcas persiguió a dos ballenas Sei que vararon intencionalmente para escapar”, detallaron las biólogas.
La forma de identificar el sexo en todos los ecotipos es a través de la forma y tamaño de las aletas dorsales. Los machos adultos tienen aletas más rectas y altas, comparado con las hembras y juveniles, con aletas dorsales más curvadas: “Muchas veces también si tienen alguna característica en particular, como muescas o cicatrices, podemos identificar a un individuo. En este caso, en el grupo observado en Puerto Almanza (cerca de Puerto Pirata), se reconoce a un animal con varias marcas en su aleta, que ya había sido observado en el grupo más grande de orcas que se encontraba cazando ballenas Sei en Puerto Williams”, indicó Dellabianca.
Siendo uno de los cetáceos más carismáticos, también es uno de los menos conocido en el Mar Argentino. No se conoce si existen distintas poblaciones pequeñas a lo largo de las costas patagónicas o si es la misma población que se desplaza grandes distancias (por ejemplo con los grupos que se observan en península Valdés). Y aun cuando algunos ecotipos han sido más estudiados que otros a nivel mundial, falta mucho todavía por conocer.