Actualidad

Nuevo esquema de vacunación

BUENOS AIRES (NA).- A partir de ayer niños de la Argentina recibirán la vacuna inactivada Salk (IPV) en lugar de la vacuna antipoliomielítica oral bivalente (bOPV) conocida como Sabin, en el marco de la estrategia mundial para erradicar la poliomielitis.

Se pasa del esquema combinado de vacuna Sabin y Salk a uno completo de Salk.

Desde ayer se pasa del esquema combinado de vacuna Sabin y Salk a uno completo de Salk que consta de 3 dosis y un refuerzo de IPV a los 2, 4 y 6 meses de edad y al ingreso escolar, suprimiendo en el esquema actual la dosis de los 18 meses.
La vacuna Salk, que es obligatoria y gratuita para todos los niños del país, tiene la característica de ser una vacuna inactivada y no presenta ningún riesgo de producir parálisis, al tiempo que es “altamente efectiva” para generar inmunidad en la persona que la recibe.
A partir de la implementación de esta modificación en el esquema de vacunación antipoliomielítica, Argentina “cumple un nuevo hito en el camino asumido por todo el mundo y ratificado en la Asamblea Mundial de la Salud del 26 de mayo de 2012, en la cual se declaró que la erradicación de la poliomielitis representa una emergencia de salud pública a nivel mundial”, informó el Ministerio de Salud de la Nación.
Con motivo del cambio, desde la plataforma de Telesalud se realizó una videoconferencia con autoridades, expertos, integrantes de la Comisión Nacional de Inmunizaciones (CONAIN), del Instituto Malbrán y con los jefes provinciales del Programa Ampliado de Inmunizaciones (PAI), en la que se concretó un recorrido histórico sobre las epidemias que generó la poliomielitis en el país y en el mundo y las vacunas desarrolladas hasta su erradicación en América.
El ministro de Salud de la Nación, Ginés González García, felicitó a todos los que colaboraron para lograr este objetivo destinado a mejorar el Calendario Nacional de Vacunación y arengó por seguir “trabajando como siempre, de manera federal, integral y articulada”.
Por su parte, la presidenta de CONAIN, Mirta Roses, destacó la importancia de este cambio “no sólo porque estamos en un contexto de pandemia sino por la situación económica y financiera del país muy difícil y agravada por la situación económica mundial”.
En este sentido, afirmó: “No es común ver que un país toma una decisión que significa un costo mayor y que un Ministerio de Salud nacional y todas las jurisdicciones acepten este desafío operativo”.