Deportes

“Tratamos de mantener al jugador activo”

Tras la partida de Franco Pani para ser entrenador en España, Bruno Fiabane tomó su rol cómo nexo de la Unión Argentina de Rugby en Tierra del Fuego, con el objetivo de continuar el desarrollo que había comenzado el exjugador de La Rochelle.

Bruno Fiabane es nexo de la URTF con la UAR.

USHUAIA.- Por eso charlamos con el flamante nuevo Oficial Provincial de Desarrollo, para conocer un poco más de sus objetivos en el puesto, y de cómo están trabajando tanto la Unión Provincial como la UAR, durante este parate obligado que sufrió el rugby.
Antes que nada, para los que no te conocen contanos de dónde venís y dónde jugaste al rugby.
Mi nombre es Bruno Fiabane, soy de la ciudad de Punta Alta, provincia de Buenos Aires y jugué en Punta Alta Rugby Club. Vine a Ushuaia hace 6 años y ni bien llegué a la provincia, fui a parar al Club Las Águilas.
Siendo de Las Águilas, entonces imagino que tenías relación con Franco. ¿Qué consejos te dejó cuando asumiste el rol? ¿Seguís en contacto con él?
Sí, con Franco somos amigos. Fuimos compañeros en el staff técnico de la Menores de 17 y hoy en día seguimos en contacto permanente. Siempre me aconseja positivamente y hablamos mucho sobre distintos temas, principalmente relacionado al rugby de la provincia.
Mi idea cómo OPD es poder ayudar a los referentes y a los clubes para que puedan crecer en cantidad de chicos, así que hablamos bastante seguido de cómo podemos ayudar a los entrenadores, de cómo capacitarlos para darles las herramientas necesarias para desenvolverse en sus respectivos clubes.
La pandemia actual el año del rugby en todo el mundo, pero particularmente acá en la provincia fue más duro a raíz de los condicionales que suele tener el deporte durante un año normal. ¿Cómo afectó esto al desarrollo de los objetivos que tenían planteados ustedes?
La verdad que nos afectó bastante porque nos agarró en plena temporada. La pandemia frenó todo, los partidos, los entrenamientos. Nosotros tenemos una pretemporada muy larga una vez que termina el campeonato en abril, y con esto se extiende aún más.
Se complica bastante a la hora de poder hacer actividades, no sólo por las primeras divisiones, sino sobre todo por las juveniles y los más chiquitos, que son los que más lo sufren.
Hablás justamente de la larga pretemporada que suele tener el rugby local entre abril y septiembre, que en este caso va a ser aún más extensa. ¿Crees que hay alguna forma de poder expandir la temporada de juego?
Es complicado. La verdad que expandir la temporada del rugby fueguino es muy difícil ya que, durante el parate de verano -entre diciembre y enero- muchas personas se van de vacaciones y los equipos, en su mayoría, no cuentan con la cantidad necesaria de jugadores cómo para seguir con los torneos.
Y en invierno el problema es el clima, que no ayuda ni un poco. Las canchas se escarchan y el piso se pone duro, por lo que es un peligro para el jugador; y para nosotros lo más importante es la salud de éstos, así que en mi opinión es muy complicado poder expandir la temporada.
Volviendo a la particular situación que nos toca vivir, ¿Cuál es el trabajo que se está proponiendo desde la Unión Argentina de Rugby para que el rugby pueda seguir en desarrollo?
La idea de la UAR es mantener al jugador activo. Darle varias oportunidades de entrenamiento para que, sobre todo los chicos, no caigan en el sedentarismo y pierdan la emoción o las ganas de jugar al rugby.
Por otro lado, a los entrenadores también se los mantiene activos con distintas capacitaciones que estamos brindando, además de los cursos disponibles en la plataforma de la UAR, que son muy buenos para seguir creciendo en la materia.
Nuestro objetivo es, principalmente, motivar y estar al lado del jugador para ayudarlo en lo que necesite.
Hablás justamente de cursos y de capacitaciones. ¿Cómo han estado trabajando con los clubes para continuar con este desarrollo?
Muy bien. Por suerte los clubes están trabajando de manera muy buena. Tenemos reuniones semanales con los referentes de todos los clubes para debatir las experiencias, comentar las cosas positivas y negativas de lo propuesto en la semana anterior. Planteamos diferentes actividades para compartir entre todos los clubes.
Hay instituciones que están trabajando en conjunto para darse una mano entre ellos, lo que es muy bueno. Los trabajos que están haciendo tanto los referentes como los entrenadores son excelentes.
Además, desde la UAR estamos proponiendo varias capacitaciones enfocados principalmente en el rugby infantil y dirigidos a los entrenadores de dichas categorías. El primero, que tiene tres módulos y del que hay dimos dos clases, tuvo muy buena recepción a nivel local y los entrenadores terminaron todos muy contentos por las herramientas que brindamos.
Es importante tener la oportunidad de capacitarse, sobre todo en estos momentos donde tenemos un parate largo con una vuelta a la actividad prevista recién para septiembre u octubre si todo sigue bien. Es bueno tener estas herramientas para que ellos puedan desempeñarse durante todo este tiempo.
Ya cerrando, hablás justamente del tiempo. ¿Cuáles son los mayores desafíos que crees que tiene el rugby provincial a futuro?
Hacer crecer la disciplina en la provincia. El desafío mayor es llenar de chicos los clubes, tanto las instituciones más nuevas cómo las más viejas. Y capacitar a todos los entrenadores que tengan que ocuparse de esos chicos.
Es importante que nuestros entrenadores estén a la misma altura que cualquier otro entrenador del país, y ese es nuestro rol en todo esto. Darles las herramientas necesarias a los entrenadores para que éstos puedan transmitir ese conocimiento a los jugadores. Es lo principal.
La idea, como dije antes, es hacer crecer el rugby provincial. Que se sumen muchos chicos, y también muchas chicas. Ese es el desafío que tengo tanto yo como toda la gente que está hoy en la Unión y en los clubes.
Después, a nivel competitivo, por supuesto que es poder jugar torneos regionales. Tener la oportunidad de medirse con rivales de otras provincias, sean de la Patagonia o de donde sea. Elevar el nivel del rugby fueguino.