Policiales

“Jony” Quiroga mordió a un penitenciario

El peligroso delincuente de Ushuaia sigue actuando con total impunidad, luego de varios beneficios que le fueron otorgados por algunos jueces. Ayer, mientras estaba en Tribunales, lesionó a un agente penitenciario y se le inició una causa por flagrancia.

Jony Quiroga sigue actuando con total impunidad.

USHUAIA.- Jonathan Renzo Quiroga, alias “Jony” sigue haciendo de las suyas, con total impunidad. Esta vez estaba muy molesto porque no le habían permitido fumar y por ello le mordió el dedo de un agente de la Penitenciaría que lo estaba custodiando, en momentos en que había sido trasladado a Tribunales.
Quiroga es el mismo personaje que fue condenado por un hecho de robo violento, que fue beneficiado con salidas transitorias y que, en esa condición, volvió a delinquir atacando a un policía junto a otro cómplice, en un intento de robo, hecho por el cual nuevamente encontró la benevolencia de los jueces de la Sala Penal de la Cámara de Apelaciones que lo liberaron. Un par de días después volvió a atacar a una persona para robarle un celular.
Ayer, Quiroga se encontraba alojado en los calabozos de Tribunales. La situación se produjo cuando este joven, tras salir de una audiencia por una causa de robo, pidió ir al baño y al terminar de orinar fue esposado nuevamente; se puso muy enojado por la negativa que le dieron para que fumara un cigarrillo.
Cuando los efectivos intentaron reducirlo y mientras forcejeaba, el detenido mordió un dedo de la mano izquierda de un agente que lo custodiaba, lo que le ocasionó una herida sangrante. El penitenciario que resultó lesionado es Ricardo Karalevich, quien decidió instar acción penal contra el detenido.
Por tal motivo, el fiscal de turno Fernando Ballester Bidau dispuso que se    efectúen los trámites bajo el procedimiento de la Ley de Flagrancia por el delito de lesiones y ordenó que se quede alojado nuevamente en los calabozos del Juzgado provincial, dado que se encontraba bajo la órbita del Juzgado de Instrucción N° 1.

Antecedentes
Jonathan Renzo Quiroga (alias “Jony”), varias veces condenado por la justicia fueguina, fue liberado el    30 de abril por haber ingresado, junto a otro sujeto, en horas de la madrugada, a una propiedad y haber atacado a golpes a un agente de policía.
Pero su liberación duró un suspiro, ya que fue detenido el lunes 4 de mayo en el centro de la capital, por estar seriamente comprometido en un robo, donde un hombre fue atacado a golpes y resultó víctima del robo de su teléfono celular, informaron fuentes policiales.
El hecho podría ser uno más, pero el segundo robo fue posible gracias a que la flamante Sala Penal de la Cámara de Apelaciones, con asiento en esta capital, lo había dejado libre horas antes luego de revocar parcialmente el procesamiento y la prisión preventiva que le había dictado el juez penal Javier De Gamas Soler en el caso del policía golpeado.
Quiroga, quien ha purgado penas de prisión efectiva y ha sido declarado varias veces reincidente por la justicia fueguina en otras causas, incluida su participación en un motín, fue procesado por De Gamas durante abril. El magistrado lo encontró prima facie autor de tentativa de robo y lesiones provocadas al uniformado, por lo que dictó su prisión preventiva.
A partir de allí, su abogado defensor presentó un recurso de apelación que fue resuelto en tiempo récord por los jueces camaristas, Paola Alejandra Caucich y Andrés Leonelli, ambos de la Sala Penal de la Cámara de Apelaciones.
Los camaristas consideraron que el Juez de Primera Instancia había sido demasiado duro al considerar que Quiroga había intentado robarle al policía, motivo por el cual, suprimieron esta figura y consideraron que sólo hubo una lesión.
Al cambiar la calificación legal por una más benigna, Quiroga tuvo que ser excarcelado porque el mínimo de la pena de lesiones permite que pudiera estar en libertad, indicaron fuentes judiciales.
Pero debido a esa decisión, la policía recibió durante el fin de semana la denuncia de un hombre que había sido atacado por dos sujetos que le robaron el celular, hecho que sucedió entre la noche del 2 y madrugada del 3 de mayo.
Tras investigaciones realizadas la policía detectó que Quiroga habría sido uno de los dos maleantes que golpearon al hombre para robarle, por lo que el lunes procedieron a detenerlo cuando deambulaba por Fadul al 400 violando la cuarentena. Sólo logró estar en libertad sin delinquir apenas tres días.