Sociedad

Pandemia: Destacado rol del BIM 5

Con 162 personas dispuestas y con más de 80 efectivos desplegados en la ciudad de Río Grande, el personal del BIM N°5, el Destacamento Naval Río Grande y de la Base Aeronaval “Pioneros Aeronavales en el Polo Sur”, la Armada Argentina colabora con la distribución de los 20 mil módulos alimentarios en distintos sectores de la ciudad. La tarea se lleva adelante con un operativo digno de conocer.

El personal del BIM 5 se siente orgulloso de poder brindar la colaboración a la comunidad.

TIERRA DEL FUEGO.- Como es habitual, el personal de la Armada Argentina colabora de manera incondicional en cada momento que la comunidad lo requiere y se ha destacado en los momentos más difíciles que le ha tocado transitar a los vecinos de la provincia.
En esta oportunidad, la situación no fue distinta y, en medio de la cuarentena por la pandemia por coronavirus COVID-19, la Infantería de Marina nuevamente se puso a disposición de la comunidad.
Es así que tanto el personal del Batallón de Infantería de Marina N°5 como el del Destacamento Naval Río Grande y de la Base Aeronaval “Pioneros Aeronavales en el Polo Sur”, ya pusieron a disposición más de 160 personas para colaborar con las tareas de distribución de los 20 mil módulos módulos alimentarios para cada una de las familias que lo necesitan. Además del personal, montó un Centro de Operaciones que funciona en el interior del histórico Batallón que, con la ayuda de un sistema informático, monitorea que el operativo sea preciso, rápido y con la mayor eficiencia posible.
Por su parte, el Destacamento Naval puso a disposición vehículos de gran porte además de otros más pequeños para el traslado de personal y de mercadería.

El glorioso Batallón de Infantería 5 y un rol fundamental en la pandemia.

Los destinatarios son todos aquellos beneficiarios del Plan RedSol, familias de Comedores Escolares y las personas que se sumaron como demanda espontánea por la crisis. Los módulos de emergencia incluyen alimentos secos, carnes, frutas y verduras.
El primer riograndense en ocupar el cargo, comandante del Batallón de Infantería de Marina N°5, el Capitán de Fragata IM, Juan Manuel Espíndola, explicó que “es un orgullo para la Infantería de Marina y para el personal de la Armada Argentina que se encuentra cumpliendo funciones en la provincia, poder colaborar con la comunidad en todo lo que esté al alcance. La Infantería siempre tuvo un rol protagónico y muy estrecho con la comunidad de esta provincia y en especial con la comunidad de Río Grande y nosotros nos sentimos muy contentos de poder prestar esa colaboración a los vecinos”.

El BIM 5 participa en la entrega de módulos en toda la provincia.

Leonel Lancho, jefe de Operaciones
A cargo del operativo de control está el Teniente de Navío IM Leonel Lancho quien es Jefe de Operaciones del Batallón de Infantería de Marina N°5. En diálogo con la prensa explicó que a raíz de la emergencia declarada por la pandemia por coronavirus COVID-19, el personal de la Armada Argentina, inició de manera inmediata, tareas para prestar colaboración al personal del Gobierno de la provincia y de los Municipios de Río Grande y Tolhuin. “Esta tarea la venimos realizando desde el primer momento en que se declaró esta emergencia” señaló Lancho.
El Jefe de Operaciones adelantó que “en tanto se requiera la asistencia, la Armada estará dispuesta a prestar la colaboración a cada una de las necesidades de la comunidad”.

Teniente de Navío IM Leonel Lancho, jefe de Operaciones.

La tarea que tiene el personal del BIM5 es en conjunto con el Destacamento Naval Río Grande y con la Base Aeronaval “Pioneros Aeronavales en el Polo Sur y consiste en el armado y distribución de los módulos alimentarios que se reparten a las familias necesitadas.
La distribución comienza con la concentración de todos los módulos en cuatro escuelas que hacen las veces de “Centros de Distribución” y que están preparadas para la recepción de la totalidad de la mercadería. Una vez que los módulos llegan a esos C.D. comienza el reparto que debe llegar a cada uno de los beneficiarios. Cabe señalar que, respetando la consigna de no salir de sus casas, es que el personal de la Armada Argentina, junto con gente de Gobierno y del Municipio, se encargan de hacer llegar esos módulos al domicilio particular de cada una de las familias.

El paso a paso
En cada Centro de Distribución, el personal de Desarrollo Humano y del Ministerio de Educación se encargan de armar y preparar cada uno de los módulos. En tanto que el personal de la Infantería de Marina tiene la tarea de la distribución.

El personal del Batallón en el reparto de mercaderías en la Margen Sur.

Centro de Operaciones
Para que el objetivo se cumpla de manera ordenada, el BIM 5 montó un Centro de Operaciones que es el encargado de coordinar y monitorear que cada módulo llegue al beneficiario.
Para llevar adelante esa misión, el personal de la Infantería de Marina se vale de una App desarrollada por Gobierno de la provincia de Tierra del Fuego y que tendría su estreno en esa segunda etapa de distribución. Cabe señalar que el Municipio de Río Grande ya contaba con una tecnología similar al momento de desarrollar la primera etapa de distribución, realizada hace unas semanas.

“Es un orgullo para la Infantería de Marina y para el personal de la Armada Argentina colaborar con la comunidad”

Lo cierto es que gracias a la tecnología, los domicilios son monitoreados desde el Centro de Operaciones del BIM 5 que, a su vez, está coordinado con otro centro de operaciones similar que se encuentra en el Centro Cultural Yaganes y que está a cargo del personal de Gobierno de la provincia.
De esta manera y con la ayuda del sistema informático, se puede tener una certeza inmediata de que cada una de las entregas se haga efectiva además de conocer el punto exacto donde reside cada uno de los beneficiarios.
Según detalló el Jefe de Operaciones del BIM 5 Leonel Lancho, “este sistema nos indica, en tiempo real, dónde se encuentra cada beneficiario, con nombre y apellido y su dirección exacta. Una vez que nuestro personal hace la entrega, lo registra mediante la App. Inmediatamente esa información es tomada por el sistema en el mismo momento. De esta manera sabemos dónde está el beneficiario, quién es, y sabemos además cómo buscarlo ya que cada uno de ellos está incorporado en una hoja de ruta virtual que es seguida de manera constante desde el Centro de Operaciones”.
Para agregar, el Teniente Lancho manifestó que tanto él como el personal a su cargo sienten mucho orgullo de poder llevar adelante esta tarea. “Nosotros trabajamos con mucha alegría y nos sentimos muy orgullosos de poder colaborar y contribuir con la comunidad porque sentimos el aprecio y el cariño de la gente”.

Los domicilios que reciben la asistencia son monitoreados desde el Centro de Operaciones.

Apoyo logístico
En el operativo, el Destacamento Naval Río Grande tiene una participación fundamental. Así lo explicó su Comandante, Capitán de Corbeta de IM Sebastián Peña. “El Destacamento aporta personal y realiza el transporte de la mercadería además de poner a disposición la flota de vehículos para lo que se requiera”. Sobre este punto vale destacar que el Destacamento afectó 4 camiones y otros vehículos livianos para carga limitada y transporte de personal.
Al hacer referencia a la situación por la que atraviesa la comunidad frente a la pandemia por coronavirus COVID-19, el Capitán Peña dijo que “para nosotros es un orgullo pertenecer a la Armada Argentina y poder servir a la comunidad prestando el apoyo que está a nuestro alcance”. Explicó que la Armada siempre se alistará para defender a la Patria y para colaborar en momentos como estos, que son situaciones excepcionales y nos sentimos muy orgullosos de poder hacerlo”.

Capitán de Corbeta de IM Sebastián Peña, comandante del Destacamento Naval Río Grande.

Centro de Descontaminación
A modo de prevención para el cuidado del personal de la Armada afectado a las tareas de colaboración de distribución de módulos alimentarios el BIM Nº5 montó un Centro de Descontaminación a gran escala.
El Teniente de Navío Julián Baldebenito, jefe de la Compañía de Tiradores de Mar del Batallón de Infantería de Marina N°5 Ec., explicó que esta tarea es realizada por personal capacitado de Ingenieros Anfibios.
Para llevar adelante la tarea, Baldebenito dijo que “la totalidad del personal que sale a colaborar con las tareas de distribución de módulos alimentarios, debe cumplir con un procedimiento de descontaminación una vez que ingresa al Batallón”.

Todos los efectivos deben pasar por el Centro de Desinfección.

La desinfección
Cada uno de los efectivos que vuelve al Batallón debe dejar sus guantes y barbijos en una bolsa que contiene elementos patógenos. Luego se debe dejar la máscara protectora en otro sector para que sea descontaminada con lavandina. Además deben dejar sus pertenencias personales que también deberán ser descontaminadas.
El siguiente paso será el de meter sus pies en unas bandejas dispuestas con lavandina. Luego, ese efectivo recibirá una suerte de baño con una solución de alcohol al 70% que se le aplicará con un rociador manual. Esta persona deberá esperar unos minutos para que la solución sea efectiva.
Lo siguiente será despojarse de la ropa y sus borceguíes que fueron previamente rociados. Todo se introducirá en una bolsa de residuos para que sea llevada a su descontaminación total.

“Trabajamos con mucha alegría… sentimos el aprecio y el cariño de la gente”

Una vez que la persona cumplió con cada uno de estos procedimientos, debe ducharse y colocarse ropa descontaminada y segura.
Cabe destacar que desde que cada efectivo entra al gimnasio hasta que finaliza en la ducha, el procedimiento demanda unos 20 minutos.
Según Baldebenito, cada uno de estos procedimientos son los que pide el Ministerio de Salud de Nación para cumplir con los requerimientos de la Organización Mundial de la Salud.
En tanto destacó que en el Centro de Desinfección trabajan unas 13 personas de Ingenieros Anfibios.

Los vehículos afectados a la entrega de módulos deben ser desinfectados.

Los vehículos son desinfectados una vez que termina la jornada de distribución de módulos alimenticios. Cada una de las unidades afectadas debe ingresar a un sector determinado por la sección automotores donde se le practica una desinfección tanto en el exterior como en la parte interior.
Para ello se utiliza una hidrolavadora con una solución desinfectante y con temperatura regulada en los 60° que es lo recomendado por la OMS. Ese procedimiento se practica en el exterior de la unidad, luego se completa con una desinfección a base de alcohol para desinfectar en interior de cada vehículo.