Policiales

Controversia en la venta de un auto

La Policía allanó la vivienda del hombre que amenazó a otro con cortarle los dedos de una mano. El procedimiento se realizó en el domicilio ubicado en la calle Perón 255, propiedad de Daniel Rothar. Se defendió de las acusaciones asegurando que fue víctima de la sustracción de un automóvil y que estafaron a una presunta compradora de esa unidad.

RIO GRANDE.- Ayer personal policial llegó a la casa de Daniel Rothar en el barrio Perón, acusado el lunes pasado de haber levantado en su auto a Tomás Fernández y amenazarlo con cortarle los dedos con un hacha en una controversia por la venta de un auto.
Tras ese violento incidente del pasado lunes -en una obra del barrio CGT-, el denunciante Fernández agregó en su exposición que lo golpearon con un bate de aluminio, amenazaron con un arma de fuego y que le sustrajeron el celular; por lo que ayer todo derivó en un allanamiento en busca de esos tres elementos.
El procedimiento se realizó en calle Perón 255, donde durante el procedimiento, uno de los imputados, Daniel Rothar, relató que el problema con Fernández reside en que “yo tenía un Bora 1.8 negro que este chico al que yo lo conocía de una inmobiliaria, en la que también tuvo problemas, se ofreció a venderlo y lo ofrecía trayendo varias veces a posibles compradores. Hasta que un día me dijo que lo vendió y me lo pidió para llevarlo a revisar y nunca más me lo devolvió”.
Rothar señaló que “el auto está casi localizado, hicimos la denuncia y la Policía ya sabe que está guardado en una casa de una mujer que es de Misiones y que el lunes viene para acá, que pagó 240 mil pesos por el auto, pero la estafaron porque ese auto sigue a nombre mío”, relató.
En relación al suceso en el que Fernández denunció que fue secuestrado y amenazado con un hacha, Rothar explicó, “miente porque él pasó por la obra del barrio CGT donde nosotros estamos trabajando, yo lo vi y lo retuve para adentro para que me explicara donde está el auto, que quiero recuperarlo. Ahí yo llamé al 101 de la Policía para que nos explique a todos y deje sentado qué hizo con el auto, y justo pasaba un Policía que yo lo llamé para que viniera, y ahí luego él inventó todo lo del secuestro y que le queríamos cortar los dedos y eso que dijo”, explicó.
Rothar incluso señaló “nosotros seguimos escrachándolo en las redes sociales y ahí ya se sumó otra gente que también sufrió estafas similares, tiene montón de problemas ese muchacho por eso el lunes vamos a reunirnos con un abogado que nos asesore y que todos podamos ir para que la Justicia actúe donde tiene que actuar”, expresó.
El allanamiento dio negativo en la búsqueda de los elementos con los que Fernández aseguró que lo intimidaron.