Política

“La fórmula para jubilados es impagable”, dijo Alberto Fernández, y admitió que hay cepo cambiario para rato

BUENOS AIRES (NA).- La fórmula de actualización de haberes para jubilaciones y pensiones es “impagable”, aseguró el presidente Alberto Fernández, al cuestionar la reforma jubilatoria impulsada por el gobierno de Cambiemos a fines de 2017.
“Detesto la mentira. No soy como Mauricio Macri. Su fórmula es impagable y el salario real de un jubilado cayó. Vamos a seguir aumentándoles con toda la generosidad que podamos. No voy a congelar las jubilaciones, pero pusieron una fórmula de imposible cumplimiento. Ahora uno tiene que ordenar el tema”, indicó.
Fernández consideró que los jubilados “han sido muy maltratados en este tiempo. Sé que muchos de ellos no nos votaron porque se enojaron con los modos de Cristina (Kirchner)… pero no me importa. Hay que ayudarlos a salir de esta situación”.
Dijo que “lo que hizo Macri es de una irresponsabilidad supina: les cambiaron la fórmula para poder mandarle a María Eugenia Vidal 100.000 millones de pesos para la campaña de la Provincia”.
“Macri se fue y dejó todo este bodrio. Yo me hago cargo. No pienso hablar de la herencia, pero por favor entiendan las dificultades del problema”, pidió en el marco de una entrevista con Radio Continental.
Sobre los salarios, consideró que “las paritarias podrían ser por partes, a partir del 31 de marzo. Quisiera recuperar el salario real que se perdió durante el gobierno de Macri, que fue del 20 por ciento. Pero también hay que entender que nos metieron en la cancha perdiendo 5 a 0”.
“Nos hemos puesto un ´deadline´ como para tener en claro cómo funciona la economía y juntar datos que hoy no tenemos. La fecha es el 31 de marzo. A partir de ese momento estaremos en condiciones de proyectar todo”, señaló.
Se quejó de que “la economía está llena de sorpresas. En todos lados de la administración me aparecen deudas impagas. Pasa en materia de salud, de publicidad en los medios… A todo hay que encontrarle una solución. Y eso no figura en el déficit. Quiero saber a ciencia cierta cuál es la deuda que el Estado tiene”.
“Estamos trabajando en tranquilizar la economía. Esto exige ordenar los números del Estado. No tengo ningún empacho en decir que soy muy cuidadoso de las deudas públicas. ¿Qué es el ajuste? ¿Poner en orden las cuentas públicas? Si es así, hicimos un ajuste. Pero el ajuste no lo pagaron los que menos tienen”, enfatizó.
Sostuvo que el ajuste “lo pagaron los que están en mejor situación: el campo, las mineras, el petróleo, los que tienen bienes en el exterior… Por eso quiero ser franco y sincero: hemos volcado a los que menos tienen dinero para que estén mejor.
Mi obsesión es terminar con el hambre. Pido sensatez, que todos tengamos en claro el punto de partida y la necesidad que tenemos de tranquilizar la economía”.
Sobre la renegociación de deuda, Fernández aseguró que “todo lo que estamos haciendo es planificado; no hay improvisación. Estamos negociando, pero nadie va a jugar mostrando las cartas que tiene. A todos les pido paciencia hasta el 31 de marzo. Ahí voy a tener el escenario decidido”.
En cuanto al cepo al dólar, dijo que “tiene que seguir porque en la Argentina no hay dólares. El cepo lo puso Macri, eh. Yo lo he criticado siempre. Tengo amigos que viajan y me dicen cosas horribles. Estamos viendo qué alternativa tener para que no afecte las inversiones. Hay que entender que el dólar es un bien. Y cuando un bien falta, ¿qué pasa? Es caro”.
“Es una historia de siempre y no se va a cambiar de una noche a la mañana. Me resulta antipático, pero bueno. En el Banco Central quedan disponibles 10.000 millones de dólares… No hay mucho espacio para bajar el impuesto”, advirtió.
Fernández consideró que “están viniendo inversiones: no es una lluvia de dólares, sino ir recuperando de a poco la confianza para que el inversor crea. Poco a poco van a ir apareciendo. Están subiendo los depósitos en dólares. Todo va a ser paulatino”.
Pidió a los argentinos tener “confianza, dejemos de lado las diferencias y pensemos en los que más necesitan. Somos un pueblo maravilloso que se cayó y se levantó muchas veces. Ojalá que esta sea la última vez que nos levantemos. Como decía Mario Benedetti: de aquí en adelante sólo queda ir mejorando”.

Alberto Fernández destacó que en 2019 la Argentina “cambió el rumbo y tiene nuevas prioridades” (Foto NA).