Política

Balance de la Defensoría Municipal

La Dra. María Isabel Villarroel habló del trabajo interdisciplinar realizado desde la Defensoría. El área lleva poco más de dos años de funcionamiento, con un intenso trabajo a favor de quienes han visto vulnerados sus derechos.

El frente de la Defensoría junto al recientemente inaugurado banco rojo, emblema internacional de la lucha contra la violencia hacia a la mujer.

RIO GRANDE.- La Directora de la Defensoría Municipal realizó esta semana, un balance de lo trabajado en el área, donde desde una forma interdisciplinar y con una perspectiva de género y de derechos humanos tratan casos de violencia de género. El abordaje incluye patrocinio jurídico gratuito y acompañamiento psicológico y económico.
El Municipio de Río Grande a través de la Secretaría de Promoción Social lleva adelante en la Defensoría Municipal una tarea integral para el abordaje de problemáticas vinculadas a la niñez y adolescencia, la discapacidad y la violencia de género.
Al respecto, la directora del área, Dra. María Isabel Villarroel, indicó: “La Defensoría se creó el 22 de marzo de 2017. Nosotras teníamos una experiencia previa laboral en temas de género en el Colegio de Abogados de Río Grande y éramos parte de una comisión de los derechos de la mujer, pero en la Defensoría sumamos el abordaje integral a las víctimas con el patrocinio, la asistencia psicológica y la asistencia económica”.
“Empezamos con tres profesionales y al día de hoy somos un equipo de 15 personas -remarcó Villarroel- dentro de los cuales hay profesionales y administrativos para atender cada caso de manera particular, atendiendo a sus necesidades”.
Finalmente, la profesional remarcó nuevamente la importancia del trabajo realizado por el área que dirige: “El Estado municipal tuvo la posibilidad de cambiarle la vida a muchas mujeres y a niños, de decirles que tenían una oportunidad de cambio, que no tenían por qué soportar más esa situación y que el Estado está presente para acompañar”.
Por su parte, la Coordinadora del área, Dra. Daiana Ortiz, señaló: “Cuando la persona llega a la Defensoría crea vínculos. Directamente tiene el contacto con nosotras que somos las defensoras, no hay nadie en el medio. Con el psicólogo trabajan todo lo que es la contención, hayan hecho la denuncia o no. En estos tres años también logramos el reconocimiento de otras instituciones para poder trabajar en red”.
“Nosotras pudimos trabajar libremente y esta gestión se ocupó del patrocinio gratuito que era el cumplimiento de una normativa y de realmente brindarle lo social, lo que necesitaba la persona para que sea eficiente esta contención, porque nosotras no podemos hacer una demanda y sostener un procedimiento si la persona no tiene para comer”, destacó Ortiz.
“Por eso hacemos hincapié en la cuestión económica, muchas mujeres ni siquiera toman la decisión hoy por ese tema, exclusivamente por eso, porque saben que las consecuencias económicas no se resuelven de la noche a la mañana si no hay un Estado presente con cuestiones básicas”, sostuvo.