Sociedad

Emoción de los veteranos de Guerra

La imagen de la Virgen de Luján que acompañó a los soldados argentinos en la Guerra de Malvinas arribó ayer al país luego de 37 años, tras ser restituida por autoridades eclesiásticas británicas. En Ezeiza fue recibida con emoción por veteranos del conflicto bélico ocurrido en 1982 y miembros de la Iglesia local.

La imagen fue recibida con emoción por veteranos del conflicto bélico.

BUENOS AIRES (NA).- La imagen de la Virgen de Luján que acompañó a los soldados argentinos en la Guerra de Malvinas arribó ayer al país luego de 37 años, tras ser restituida por autoridades eclesiásticas británicas.
El regreso se produjo por la mañana de este lunes en el Aeropuerto Internacional de Ezeiza, donde fue recibida con emoción por veteranos del conflicto bélico ocurrido en 1982 y miembros de la Iglesia local.
La imagen fue trasladada en caravana hacia la Basílica Nuestra Señora de Luján y a partir de las 13:00 el titular del Episcopado, Oscar Ojea, presidió una misa en la que le dio la bienvenida.
Tras la finalización de la guerra, la imagen había sido llevada a Londres y luego remitida a la catedral castrense San Miguel y San Jorge en la ciudad de Aldershot, condado de Hampshire.
A partir de la revelación de un médico inglés que participó en el conflicto sobre el paradero de la imagen comenzaron las gestiones argentinas para recuperarla, las que tuvieron buena recepción por parte de la Iglesia inglesa.
Pocos días atrás, en Roma y con la bendición del papa Francisco, autoridades eclesiásticas británicas remitieron la imagen a sus pares argentinos, que a su vez donaron una réplica similar para que vuelva a ocupar el lugar que tenía la original en la catedral situada a 60 kilómetros de Londres. El obispo castrense, Santiago Olivera, destacó “la prontitud” en la decisión de restituir la virgen de su par inglés, el obispo Paul Mason.
“La virgen nos habla de la fraternidad entre los pueblos, es madre de todos. Tenemos que empezar a vivir como hermanos, a pensar pensar distintos. María nos recuerda que tenemos un Dios en común”, sostuvo el obispo en conferencia de prensa brindada en el Aeropuerto de Ezeiza.
“Esta imagen de la virgen ha sido mirada y contemplada por nuestros soldados. Muchos seguramente le pedían que los ayudara en esta vida durante esa guerra, algunos de los cuales hoy están aquí, y a otros los ayudó en la vida eterna”, expresó Olivera.
Desde las 20:00 del miércoles y hasta el jueves a las 19:30 la imagen permanecerá en la parroquia Inmaculada Concepción de la medalla Milagrosa de la diócesis de Quilmes.
En tanto, el domingo se llevará a cabo una misa en la Basílica de Luján para iniciar una peregrinación de la imagen por todo el país.