Actualidad

Cambio climático y efectos en los glaciares

El retroceso de los glaciares en toda la cordillera se aceleró durante la última década y hace sospechar que muchos podrían desaparecer. Por su ubicación y su altura, los de Tierra del Fuego podrían ser los primeros.

El glaciar Martial en peligro por el cambio climático.

USHUAIA.- Los glaciares de Tierra del Fuego podrían ser los primeros en desaparecer de la cordillera de los Andes como consecuencia del cambio climático, de acuerdo a un estudio realizado por investigadores franceses y argentinos publicado recientemente.
Los científicos analizaron unas 30.000 imágenes satelitales de toda la cordillera de Los Andes tomadas durante 19 años y observaron que los glaciares, especialmente en la Patagonia, siguen retrocediendo año tras año, y algunos de ellos cada vez más rápido.
“Esto obviamente está en sintonía con lo que está pasando en otras partes del mundo, y tiene que ver con el cambio climático y el calentamiento global específicamente”, explicó a Efe Pierre Pitte, uno de los investigadores que participó en el informe y que trabaja en el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas de Argentina (Conicet)
Sin embargo, el escenario apunta como crítico en Tierra del Fuego, donde se acumulan pequeños glaciares por la particular estructura de la zona. “Los Andes tienen una orientación general norte-sur y en Tierra del Fuego se modifica a este-oeste. La cordillera es mucho más baja y por lo tanto, sobre todo en el sector argentino, lo que tenemos son pequeños glaciares en la zona alta de la montaña”, detalló Pitte.
Con las tasas de pérdida anual que se manejan actualmente, estas masas de hielo y nieve podrían desaparecer en las próximas décadas o centenares de años, según el investigador, aunque en este sentido Pitte enfatizó que una cordillera sin glaciares es “impensable”.
“La morfología de los Andes que conocemos ha sido modelada a lo largo del tiempo por los glaciares y su retroceso es una señal de alerta y una pérdida potencial de patrimonio absolutamente invaluable”, concluyó.

Evidencias
Tras la ola de calor registrada en Tierra del Fuego en el mes de febrero con temperaturas que superaron los 28 grados en Ushuaia, el fenómeno quedó evidenciado en el glaciar Martial, una de las principales fuentes de agua dulce que proveen al sistema de agua potable de esta ciudad.
En una de las imágenes tomada al cuerpo oeste del glaciar, pudo verse claramente el derretimiento sufrido durante esos días y la aparición de una grieta que dejaba al descubierto las piedras que hay debajo de la gran mole de hielo.

Sur de la Patagonia
La zona sur de la Patagonia, donde se concentra gran parte de la superficie glaciar andina, es también la que presenta la pérdida de masa más severa, con 86 centímetros de adelgazamiento al año, lo que suponen 16,3 metros perdidos por glaciar en 19 años.
En este territorio, que se extiende por el sur argentino y chileno, se encuentran algunos de los glaciares más conocidos de Los Andes, entre ellos el Perito Moreno, gran foco del turismo mundial.
Otros grandes glaciares patagónicos como el Upsala -765 kilómetros cuadrados- y el Viedma -977 kilómetros cuadrados- casi cuadruplican y quintuplican, respectivamente, la superficie total de la ciudad de Buenos Aires.
Mientras el Perito Moreno se ha mantenido relativamente estable durante estas dos décadas, el Upsala y el Viedma pierden unos 15 metros de altura al año en su parte frontal, lo que equivale, según Pitte, a perder anualmente “un edificio de seis o siete pisos”.
Por ahora, estos glaciares tienen margen para mantenerse en el futuro, a pesar de las severas pérdidas por su descomunal tamaño, en tanto que las partes altas se conservan mucho mejor.