Agenda Cultural

Pintando caminos azules

Se realizará este sábado 21 de septiembre, un taller de pintura dirigida especialmente a padres y familias con niños TEA. Además habrá otras actividades lúdicas, enfocadas a la exploración sensorial. La participación es gratuita.

Las actividades, que vienen realizándose en el Museo Virginia Choquintel, son abiertas a la comunidad, y gratuitas.

RIO GRANDE.- Este sábado se brindará un nuevo taller, llamado “Pintando Caminos Azules”. La actividad viene llevándose a cabo desde mayo de este año, y busca brindar un espacio en el Museo Virginia Choquintel de exploración para niños con TEA y sus familias.
La dirección de Cultura de la Secretaría de Promoción Social, invita a la participación de todos los interesados en conocer un poco más acerca de la forma en que se puede trabajar, conocer y relacionar con niños TEA.
El taller “Explorando sensorialmente nuestro alrededor”, se hará desde las 15 horas, en el Museo Virginia Choquintel (Alberdi 555).
Al respecto, la encargada del taller, Lic. terapista ocupacional, Analía Juliana Gyorfi, señaló: “El taller que se realizará el sábado surge de la propuesta de María de los Ángeles que es una acompañante terapéutica que viene desarrollando talleres en este espacio desde ya hace un tiempo. La propuesta está enfocada en generar un espacio donde padres e hijos puedan compartir diferentes actividades”.
Y agregó: “personalmente me sumé porque soy terapista ocupacional y la idea es dar un taller donde se brinden oportunidades de juego con experiencias sensoriales, lo cual está dentro de las incumbencias de mi profesión”.
“En la actividad del sábado se encontrarán con diferentes propuestas lúdicas en donde van a explorar los diferentes sentidos como el tacto, olfato, vista, oído y además aspectos como lo vestibular y propioceptivo”, detalló la profesional.
Gyorfi precisó además: “Se propone que los padres conozcan a sus hijos a través del juego y a través de ello que los niños puedan desarrollar sus habilidades y alcanzar todas sus potencialidades. La idea es que posteriormente a compartir ese momento haya reflexiones y comentarios acerca de cómo les resultó y quedará un espacio abierto para que puedan hacer consultas”.
“Lo que se intenta destacar es que a través de las tareas de la vida cotidiana nos encontramos todo el tiempo con esta estimulación sensorial y se trata de entender cómo nuestro cerebro la procesa. También es importante que se pueda comprender la diferencia entre la estimulación sensorial y un tratamiento de integración sensorial, en donde en realidad se necesita conocer el perfil sensorial individual de cada niño para poder trabajar sobre las cuestiones específicas que generan conductas, como por ejemplo, de hiperactividad o que generan situaciones disruptivas, de gritos y berrinches”, concluyó la licenciada.