Deportes

El ciclismo fueguino vivió una de sus tardes más tristes

RIO GRANDE.- La prueba 61º Aniversario del Club O’Higgins se vio enlutada sobre el cierre, y fue cuando a cien metros del final, el corredor ushuaiense Jorge “Taty” Zapata fue atropellado por un camión de gran porte quien le quitó la vida al instante ante los ojos de los ciclistas que ya habían terminado la competencia, auxilios y familiares.

Jorge Zapata en acción durante la primera trepada al cabo Domingo. La tragedia invadió a la familia del ciclismo.

Con más del 80 por ciento del parque culminado y a la espera de los rezagados, nada hacía suponer un desenlace así. Según testigos del hecho, el camión en cuestión transitaba a baja velocidad por la ruta Nacional Nº 3, en plena subida, sin que ningún personal de algunas de las fuerza vivas que acompañaron a la prueba, le dijera que debía detenerse, y al llegar a la cima del Cabo, fue alcanzado por Zapata quien al salir de la succión trasera del camión y querer pasarlo por el lado izquierdo de la ruta, fue “chupado” por el viento cayendo a la calzada debajo del semirremolque y aplastado por las ruedas.
De inmediato comenzaron los gritos desgarradores de la gente que estaba en el sector, todos los presentes en la llegada acudieron de inmediato a la zona del accidente, ocurrido a unos ochenta o cien metros de la llegada y el panorama era desgarrador. Nadie podía creer lo que acababa de ocurrir, no hubo ciclista que no cayera rendido al piso lamentando la pérdida de un compañero de batalla, mucho menos sus amigos personales que habían llegado junto a él desde Ushuaia.
Lejos de buscar responsables -la justicia se encargará de eso,- nos da la sensación que fue una jugada del destino, de un viento traicionero que sopló como pocas veces en carreras rumbo al norte de la provincia y que se llevó la vida de Taty.
Jorge Zapata era uno más de la familia del ciclismo, muy amigos de sus amigos, y un gran rival de sus rivales, muy querido por todos por el amor que tenía él para con la disciplina, no solo por ser un corredor que se esforzaba día a día por ser mejor. No hace mucho tiempo participó de un Campeonato Argentino de Ruta, también en el 2017 la Secretaría de Deportes de la Provincia le confió los chicos que participaron de los Juegos Deportivos Evita en Mar del Plata junto a Nicolás Benavídez y a Darío Guzmán quienes lo acompañaron.
Hoy toca la despedida, la menos querida para un gladiador de nuestras rutas que se fue haciendo lo que más le gustaba, pero dejando un vacío que enorme y una tristeza aún mayor.